Hugo Cabeza, un privado de libertad de 26 años, murió esta semana en el hospital de Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, y su familia tras enterarse del deceso contactó al Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH).

Esperaban que los integrantes de dicha instancia analizaran el caso porque hace dos meses, cuando visitaron por última vez a Hugo, él estaba bien de salud, según ellos.

Incluso los allegados al fallecido habían denunciado que la muerte se dio por golpes, pero luego que miembros de la organización de derechos humanos se contactaran con la representante del hospital se confirmó que el deceso fue causado por la tuberculosis y que el paciente, además, tenía desnutrición. No hubo golpes, fracturas o contusos en el reporte médico.

Publicidad

“La familia Cabeza no creía lo que le informaron las trabajadoras sociales del centro hospitalario y vinieron a confirmar si el fallecido era él”, dijo María Luisa Pazmiño, representante del CDH.

Los deudos contaron que se enteraron por Facebook porque las trabajadoras sociales del hospital les buscaron, porque supuestamente el Servicio Nacional de Atención a Privados de Libertad (SNAI), entidad que maneja las cárceles, nunca los contactó.

Hugo Cabeza llegó al hospital el domingo 10 de marzo y falleció el lunes 11. Este jueves 14 los Cabeza llegaron al centro hospitalario para retirar el cadáver de su familiar y lamentaron que en la Penitenciaría no le dieron tratamiento.

Publicidad

Afuera de la Penitenciaría del Litoral familiares de reos reclamaron por respeto a derechos humanos en intervenciones de fuerzas del orden

Pazmiño sostuvo que desde la intervención militar han interpuesto varias acciones de protección, porque los reos con problemas de salud no estarían recibiendo sus medicamentos ni los tratamientos que requieren.

“Antes los familiares los visitaban y les llevaban las medicinas, pero ahora no las reciben y no tienen noticias de su estado de salud”, aseguró Pazmiño, quien llegó acompañada del abogado Telmo Jaramillo.

Publicidad

Ambos realizaron el acompañamiento a la familia Cabeza, que pudo revisar el registro médico del paciente y retiraron su cuerpo.

Este Diario solicitó información al SNAI, este jueves 14, para conocer cuál es el protocolo actual para el manejo de los reos enfermos y la receptación de medicamentos, pero hasta la publicación de esta nota no hubo respuesta. (I)