Cangrejos y otras especies de una diversa fauna habitan y se desarrollan en nuestros manglares.



Se necesita de educación para despertar la conciencia ambiental, regulaciones forestales, sancionar y prevenir la contaminación, tala, proliferación de asentamientos, construcciones. (I)

Publicidad


Íngrid Mogro

Las personas costeñas, sobre todo las guayaquileñas que nos encanta el cangrejo, debemos hacer conciencia en nuestros hijos, alumnos, empleados, etc., sobre lo malo que es contaminar los manglares lanzando basura; qué pena sería y qué terrible no volver a degustar los platos típicos con cangrejo porque se extinga el crustáceo, que es un regalo de Dios dentro de su naturaleza para alimento de seres humanos.

Necesitamos de educación ambiental, protección de los manglares mediante regulaciones forestales, controles de la pesca de cangrejos. (O)



Publicidad

Efraín Castro

Es un ecosistema importante el manglar, donde habitan muchas especies de animales, plantas, vegetación, microorganismos. Ayuda a desalinizar el agua cuando las aguas dulces se unen con las saladas del mar. Ayuda contra las inundaciones a los pueblos costeros y contra las erosiones. Es un lugar de vida no solo de los cangrejos, sino moluscos (caracoles, conchas...), reptiles (iguanas, culebras...), aves (garzas, gaviotas...); peces, insectos, zorros, etc.

En Ecuador los manglares, todos, deberían ser zonas protegidas, cumplir las leyes ambientales para su protección; grupos de Ministerio del Ambiente con especialistas tendrían que realizar recorridos por trabajo para observar las condiciones en que se encuentran, recuperarlos, para frenar y sancionar la contaminación, la tala, la proliferación de asentamientos, construcciones. (O)



Dalila Reyes

Sería magnífico que los gobiernos de turno se preocuparan de la naturaleza, el medio ambiente. Parecería imposible que gasten personal, tiempo, reformas de leyes, dinero para hábitats pantanosos y su flora y fauna, como son los manglares, si no existe eso para rescatar a los seres humanos, niños y jóvenes drogadictos que andan por las calles y en pandillas consumiendo sustancias tóxicas, cometiendo asaltos, crímenes; no hay clínicas o centros exclusivos para regenerarlos por parte de autoridades de alcaldías, asambleas, gobiernos,

Para no ser tan pesimistas, soñemos que mejoren la forma de vida de los pueblos costeros, culturicen a las comunidades, no conviertan en basureros los manglares, esteros; fertilicen las tierras; eviten los peligros contra la vida de la flora y fauna; respetemos las vedas de cangrejos y su hábitat. (O)