Guasmo, Guayaquil.- Ciudadanos solicitan Unidades de Policía Comunitaria equipadas con personal y equipos de alta gama, necesarios para dar ayuda inmediata y efectiva las 24 horas del día, ante los ataques del hampa.


No son suficientes las carpas de policía, los carros patrulleros y las UPC, si no hay toda una reingeniería del sistema integrado de seguridad y leyes para combatir la delincuencia. (O)


Publicidad


Aníbal Rodríguez

Había retenes de policía, después les dan el nombre de UPC, Unidad de Policía Comunitaria. Puede decir la comunidad que son más vistosos los asaltos, estruches, robos, ingresos a negocios, viviendas, dejando la delincuencia sin enseres, dinero, a los vecindarios; que observar las patrullas a pie, carro, caballo de los elementos del orden con acciones de atrapar, entregar a la justicia a los rateros y les den 25, 30 años de cárcel.

A lo largo y ancho del Ecuador estamos conscientes de la inseguridad por bandas nacionales y de tipo internacional, haciendo lo que les da la gana. En barrios existen vagos pedigüeños con chuzos que exigen a los peatones les den dinero, hasta pandillas y traficantes vendedores de drogas; no existe institución para brindar seguridad. (O)



Publicidad

Dalton López

En los canales de televisión, autoridades de policía conocidas hablan con tono sincero, seriedad, estar preocupadas, establecer mecanismos para reprimir la ola violenta de la delincuencia; un botón en la Zona 8 (Guayaquil, Durán, Samborondón); y circulan en ciertos sectores vehículos que son como oficinas de policías o retenes ambulantes, con el fin de imponer la presencia del orden. Felicitamos por las labores.

Pero no son suficientes las carpas de policía, los carros patrulleros y las UPC, si no hay toda una reingeniería del sistema integrado para combatir la delincuencia. Una Unidad de Policía Comunitaria, no vemos si está con los equipos, personal, apoyo, actualización, todo lo que necesita realmente para llegar a cumplir metas de cero robos, cero peligrosidad, cero violaciones, cero secuestros, cero drogas, etc.; en otras palabras, cero inseguridad, en los barrios, las ciudadelas, las zonas de un cantón y de todo el país. Los ecuatorianos solicitan resultados, campañas agresivas en la línea de una demostración al hampa de que a la autoridad que combate el mal se la respeta; que los delincuentes sientan miedo de burlar la ley. (O)



Rossy Llaguno

Notar servicio de seguridad en zonas en las cuales el pueblo vive, realiza una actividad comercial, trabaja..., es raro. Quizás usando largavistas, telescopio para comprobar esto.

Inteligencia policial, militar, Ministerio de Defensa, Gobierno, ¡paren la delincuencia! (O)