Barcelona y Nueve de Octubre se han enfrentado en el profesionalismo desde 1951, cuando arrancaron los torneos de la Asociación de Fútbol del Guayas en el que los dos tradicionales conjuntos estelarizaron jornadas memorables. Pero seguramente el juego de mayor trascendencia entre ambos ocurrió en el marco del campeonato ecuatoriano, en la edición correspondiente a 1965, que fijó un hito: por primera ocasión el equipo subcampeón clasificaría para jugar la Copa Libertadores, certamen cuyas seis ediciones iniciales tuvieron la participación exclusiva de los monarcas nacionales de cada uno de los países miembros de la Conmebol.

Emelec se quedó con el galardón de campeón invicto de 1965 al completar 14 unidades. Lo escoltaron, con 11 puntos cada uno, Barcelona (más 4 de gol diferencia), Nueve (más 3) y Patria (más 4, pero con menos tantos anotados que sus dos antecesores). Para establecer qué escuadra se quedaría con el subtítulo se resolvió la realización de un triangular, cuyo ganador también alcanzaría el boleto copero.

La dirigencia de Patria protestó la decisión por considerar que debía ir a la Copa directamente por tener más victorias que Barcelona (cinco, contra cuatro de los amarillos) y por superar por diferencia de goles a los octubrinos (Patria tenía más 4, producto de 9 goles convertidos y 5 recibidos. Nueve tuvo más 3 gol diferencia porque anotó 10 y le marcaron 7).

Partido extra

Sin embargo, no hubo marcha atrás y se programó para abrir el triangular el juego entre canarios y patricios. Patria no se presentó y quedó descartado. Así, Nueve de Octubre y Barcelona, en un solo partido escenificado en el estadio Modelo, el 9 de enero de 1966, disputaron el subtítulo (como preliminar de un amistoso Emelec-Vélez Sarsfield).

Publicidad

El resultado de ese choque extra fue 1-1 y favoreció a Nueve, que se adueñó del subcampeonato y del boleto a la Libertadores por haber logrado más victorias que Barcelona durante el torneo nacional (cinco contra cuatro). En ese histórico partido en que los octubrinos dejaron sin Copa a los toreros, el gol patriota fue obra del uruguayo Luis Desevo. Washington Chanfle Muñoz puso el tanto barcelonista.

Nueve de Octubre, subcampeón de Ecuador de 1965. Foto: Archivo

Destacaban en ese Nueve de Octubre, que dirigía el técnico argentino Mario Papa (quien también solía alinearse como atacante), Cirilo Fernández, Ernesto Raymondo, ambos charrúas; Félix Pelusa Guerrero, Armando Chivo Echeverría, Carlos Alberto Raffo, Jaime Carmelo Galarza, Humberto Barreno, Juan Pavo Noriega, Hugo Cortez, Tomás Marshall, Abel Tiluano, entre otros. Nueve fue el primer subcampeón que representó a Ecuador en la Libertadores.

Coronado ante Nueve

Tres meses antes de ese compromiso de definición, bajo el mando del entrenador uruguayo José María Chema Rodríguez Barcelona derrotó 2-1 a Nueve en un lance que le permitió dar la vuelta olímpica en el Modelo a los canarios, el 24 de octubre de 1965. Con goles del Chanfle Muñoz y de Lucio León (primer futbolista argentino que militó en el club) se proclamó campeón invicto del certamen de Asoguayas. El descuento lo hizo el Flaco Raffo, en la primera de dos temporadas en Nueve, tras diez brillantes años en Emelec y una breve escala en Everest, en 1964.

Una goleada

De las muchas extraordinarias faenas futboleras que han protagonizado canarios y patriotas se recuerda la del martes 4 de noviembre de 1981, cuando en el estadio Los Chirijos, de Milagro, ante 16.000 espectadores, los octubrinos “sorpresivamente derrotaron a Barcelona porque el 4-1 no estaba en los planes de nadie”, reseñó Diario EL UNIVERSO. Dobletes del brasileño Osní de Oliveira y de Jorge Amores fabricaron la paliza; por los visitantes marcó Alcides de Oliveira.

Nueve formó hace 40 años, en esa goleada, con Óscar Pezzano; Luis Cajas, Orly Klínger, Emilio Huayamabe, Wellington Corozo; Gonzalo Cárdenas, Luis Floril, Jorge Márquez; Osní, Miguel Adolfo Flaco López (Nelsinho), Amores. Los toreros, que al final de la campaña fueron bicampeones, con: Juan Pereyra; Flavio Perlaza, Julio Bardales, Pepe Paes, Fausto Klínger; Galo Vásquez, José Tenorio (Alberto Colorado Andrade), Víctor Ephanor; Mario Tenorio, Alcides, Juan Madruñero (Emeterio Vera).

Anecdóticamente, en el banquillo técnico de ese Nueve, que Omar Quintana lideraba como dirigente, estaba un prócer del barcelonismo: Otto Vieira, el técnico más veces campeón nacional con los toreros (1970, 1971, 1981). Pero esa tarde de fútbol, espectáculo y goles Mandrake Vieira no perdonó al club del cual es uno de sus símbolos más queridos.

Últimas veces

En 1995 fue la última vez que Barcelona chocó con Nueve de Octubre, que aquel año bajó a la Serie B y luego cayó a la segunda división, donde permaneció largos años. En esa temporada los amarillos los castigaron 5-0 y 2-0. Desde 1983 los octubrinos no doblegan a los canarios; en esa campaña, cuando el elenco que conducía Luis Grimaldi ya era conocido como el Súper Nueve y se alzó con el subcampeonato, venció dos veces a Barcelona: 3-2 y 2-1, en sendos encuentros en el Modelo. (D)