Era el primer día de diciembre del 2001. Amaneció gélida y húmeda la ciudad surcoreana de Buzan. En compañía de varios periodistas ecuatorianos cubrimos el sorteo del Mundial 2002, que tendría dos organizadores: Japón y Corea del Sur. Nuestra expectativa era grande. En el Centro de Convenciones y Exposiciones de Buzan apareció por primera vez en la historia de los mundiales el nombre de Ecuador en los bolilleros y en la pizarra electrónica. Tras el discurso de Joseph Blatter, presidente de la FIFA, hubo aplausos interminable para invitados como Pelé, Johan Cruyff y Michel Platini.

El secretario general de FIFA, Michel Zen-Ruffinen, dirigió el sorteo. Brasil, Argentina, España, Alemania, Italia, Francia, Corea del Sur y Japón fueron los ocho cabezas de serie. Llegó el instante esperado. Se anunció que Ecuador integraba el grupo G con Italia, Croacia y México. El debut en la ciudad japonesa de Sapporo sería frente a la Azzurra, entonces tricampeona.

Félix Sánchez Bas destaca ‘actitud y nivel’ de jugadores que pelearán la titularidad en la selección de Ecuador

La preparación de la Selección y la calidad de sus integrantes hacían soñar en que Ecuador podría dar una sorpresa. Más de 5.000 compatriotas acompañaron a la Tri. Todo era optimismo, hasta que al DT colombiano Hernán Darío Bolillo Gómez se le ocurrió decir una frase desafortunada: “Lo más importante es que los ecuatorianos sepan que Ecuador va al Mundial para aprender”. Este mediocre concepto desconcertó a la afición y generó una incertidumbre motivacional en la delegación. Llegó el esperado estreno, el 3 de junio de 2002.

Publicidad

Por primera vez en la historia se enfrentaban Ecuador e Italia. La Selección alineó con Cevallos; De la Cruz, Hurtado, Porozo, Guerrón; Méndez, Tenorio, Obregón, Chalá, Aguinaga; Delgado. Italia puso un equipo compuesto por figuras con experiencia y otras jóvenes promesas: Buffon; Panuci, Nesta, Cannavaro, Maldini; Zambrotta, Tommasi, Doni, Di Biagio; Totti, Vieri. Su DT, Giovanni Trapattoni.

Para Italia no pudo ser más sencillo el partido. En el minuto 7 Totti habilitó al Toro Vieri, que con un solo movimiento de hombro desbarató todo intento defensivo de Porozo y anotó el primer gol. A los 27, con los mismos actores, Italia hizo su segundo gol y cerró temprano la función. Ecuador nunca se recuperó de las dos estocadas. Los italianos mostraron jerarquía frente a un amedrentado rival.

El zaguero ecuatoriano Augusto Porozo (i) disputa el balón ante el italiano Christian Vieri durante el juego entre las selecciones de Ecuador e Italia en el Mundial Japón y Corea del Sur 2002. Foto: Archivo

El segundo partido fue amistoso y se jugó el 11 de junio de 2005 en Nueva Jersey, ante cerca de 30.000 espectadores. El partido era importante para la Selección porque estaba a punto de clasificar al Mundial Alemania 2006. Fue empate a 1. Los europeos se adelantaron con gol tempranero de Luca Toni (5 minutos). A los 18 minutos Carlos Tenorio fue derribado dentro del área y el penal lo anotó Marlon Ayoví.

Publicidad

La presentación de la Selección fue provechosa. El DT colombiano Fernando Suárez despejó algunas dudas que existían en el medio campo. Se consolidó el joven Antonio Valencia y se comprobó que Carlos Tenorio y Agustín Delgado podían jugar juntos. En Alemania 2006 Ecuador realizó el mejor Mundial de su historia al clasificar a octavos de final e Italia fue campeona.

El tercer duelo contra Italia, también amistoso, será en Nueva Jersey este domingo, a partir de las 15:00 en el estadio Red Bull Arena, y tiene para los técnicos propósitos puntuales.

Publicidad

Luciano Spaletti, el DT de la Azzurra desde año 2023, es el máximo responsable de la reivindicación del fútbol italiano. Después de la ausencia en Rusia 2018 no sirvió mucho que los italianos ganen la Eurocopa en el 2020, porque Macedonia los humilló al eliminarlos del viaje rumbo a la Copa del Mundo de Qatar 2022.

‘Tenemos muchos jóvenes que son el futuro de la Selección’, afirma Alexander Domínguez

Este duro golpe obligó a la dirigencia de la Federazione Italiana Giuoco Calcio a nombrar a un entrenador con suficiente experiencia y sobre todo dispuesto a apostar por una renovación total e imponer una disciplina rigurosa. Sus dos objetivos fundamentales son revalidar en Alemania su título de monarca continental en la Eurocopa 2024, y por supuesto clasificar y ser protagonista en el Mundial 2026.

Spaletti ha dirigido seis partidos y la principal modificación ha sido utilizar un 4-3-3, muy diferente al esquema 5-4-1 que anteriores técnicos habían implementado. Intenta devolver a la selección italiana su grandeza y ya les advirtió a los jugadores sobre la observación de algunas reglas no negociables, como olvidarse del uso de las redes sociales y de los videojuegos. En una entrevista con la Gazzetta dello Sport fue enfático: “A estos jóvenes les enseñaré que no es más importante subir una foto en Instagram con el pelo arreglado, que bajar la cabeza, sudar, despeinarse trabajando”.

Mientras, en la selección ecuatoriana este partido ante Italia debe tomarse como prueba necesaria para identificar las principales dificultades que ha tenido el DT Félix Sánchez Bas. El español debe consolidar un equipo que refleje el fútbol asociado y equilibrado que prometió y que por cierto seguimos esperando.

Publicidad

Para nadie es desconocido que nuestra Selección tiene un sector defensivo de primer orden. Se puede confiar plenamente en sus integrantes, por su calidad y trayectoria. Tanto Alexander Domínguez, Ángelo Preciado, Félix Torres, Willian Pacho, Piero Hincapié y Pervis Estupiñán gozan de un voto de confianza pleno.

Pervis Estupiñán (i) y Piero Hincapié son parte del un sólido bloque defensivo que presetna la selección de Ecuador. Foto: Alfredo Cárdenas

En la mitad de la cancha es titular indiscutible Moisés Caicedo, pero después vienen las dudas. Por su poca continuidad Alan Franco y José Cifuentes no son compañeros adecuados en la línea de volantes, y se insiste en Carlos Gruezo y sus concebidas limitaciones. Sin duda, yo elegiría a Joao Ortiz.

En los extremos el retorno de Gonzalo Plata es una nueva alternativa valiosa, porque permitiría utilizar a Kendry Páez como conductor por interiores, que es por donde tiene mayor influencia. Por el costado izquierdo, Jeremy Sarmiento, o el esperado debut de John Yeboah. Y como delantero en punta Jordy Caicedo, ante la ausencia por lesión del titular indiscutible Enner Valencia.

De las dos salidas que sufrió la convocatoria llamó la atención que no se haya convocado a dos jugadores domiciliados en Estados Unidos. Pedro Vite, de buena participación en el preolímpico, y Leonardo Campana, del Inter de Miami.

Sánchez Bas ha declarado: “Estamos ilusionados y se dará oportunidad a todos los jugadores. Estos partidos vienen bien, porque sirven para construir nuestra manera de juego”. En esta frase hay que detenerse porque es exactamente lo que seguimos esperando. ¿Cómo construirá el español por fin un equipo que se haga fuerte desde la posesión, con control de los espacios? Estoy seguro de que el enfrentamiento con Italia servirá de una real evaluación, no solo por la calidad del rival, sino por el rendimiento de la Tri.

John Yeboah y Jeremy Sarmiento, dupla que ‘marca diferencia’ en la selección de Ecuador

Para ser coherente con el pensamiento del presidente de la FEF (Francisco Egas), que expresó que el objetivo es cambiar la historia de la Selección en Copa América, porque está para pelear por el título, Sánchez Bas dijo, sin comprometerse demasiado, que la Copa América 2024 no es un entrenamiento para las eliminatorios sudamericanas. Sobre estos dichos a ambos les tomamos la palabra, porque tratándose de pretextos repetidos estamos cansados. (O)