DEPORTES

Publicidad

Las estrellas iluminan de entrada

Karim Benzema también transita un comienzo fantástico de estación. Pasa que es un silencioso (como Messi) que no hace bulla.

Kylian Mbappe (i) celebra con Leo Messi luego de convertir el primero de sus dos goles en la visita al Nantes, este sábado. Foto: AFP

Publicidad

“No pagaría una entrada para ver a Messi, pagaría diez”, dijo el Tano Delio Onnis el año pasado, cuando Leo estaba verdaderamente mal, atribulado por una serie de contratiempos. Y “su” Francia comienza a ver que tenía razón. “Su” porque Delio Onnis, aunque nació en Italia y es tan argentino como Gardel, se convirtió en el máximo artillero histórico en la patria de Zidane y Platini. Es ídolo allá. Vive seis meses en Mónaco y seis en Buenos Aires. El jueves, L’Equipe incluyó a Messi en su equipo ideal de la jornada disputada a media semana. A su vez, bajo el título “El nuevo tango de Leo Messi”, Le Parisien dice: “Lionel Messi ha recuperado su esplendor”. Entre los amplios elogios que el matutino le dedicó, destaca este: “Messi es capaz de desorientar a todo un equipo por la visión de juego”.

Y resalta que lleva asistiendo en cinco goles de los seis primeros partidos de la Ligue 1: En un duelo difícil ante el Toulouse de visita, dos genialidades suyas permitieron el 2-0 parcial a través de Neymar y Mbappé. Leo promete una feliz temporada. Suma 4 goles y 5 asistencias. Que no esté en la lista de los 30 nominados al Balón de Oro suena hereje, nadie tiene su calidad.

No es la única de las estrellas mundiales que ha tenido un arranque feliz de temporada. Su amigo Neymar va desatado. Como Messi se encarga del armado, desde atrás, el brasileño está jugando más de punta que antes y ya metió en su bolso 9 goles y 6 pases de gol concretados en apenas seis juegos. Impresionante. Su pica con Mbappé lo tiene estimulado. Un Ney como en sus mejores tiempos que hace soñar a Brasil para el Mundial. Que tampoco él figure en la lista de los treinta para el Balón parece entrar en el terreno del ridículo.

Publicidad

Neymar, que este sábado no convirtió en el choque del PSG ante el Nantes, lleva 9 goles y 6 pases en seis juegos de esta temporada liguera en Francia. Foto: AFP

Erling Haaland es una motosierra, arrasa con lo que se le cruza y ya hace que su fichaje por el Manchester City en 60 millones de euros parezca un chiste. Sobre todo, comparado con los 100 que costó Antony o los 73 de Casemiro, ambos incorporados por el Manchester United. El noruego de 22 años acumula 10 impactos en 7 juegos. Se pensaba que un Panzer de un metro y 94 centímetros metido en el área no cuajaría en un equipo de Guardiola, de toques cortos, pero apenas iniciado el torneo ya Inglaterra entera se pregunta cómo alguien podría arrebatarle el título de artillero. Sin lesiones, cabe pensar en cuarenta o cincuenta goles del vikingo.

El atacante noruego Erling Haaland anota en un partido de la Premier League frente al Aston Villa. Foto: AFP

El notable Harry Kane protagoniza un inicio magnífico en esta 2022-2023. Marca menos que Haaland, pero todos sus goles son decisivos, además de su inteligencia para jugar y hacer jugar. Cada punto que cosecha el Tottenham tiene que ver con Harry, sea por tanto propio o por habilitación para que convierta un compañero. Ayer, apenas señaló el gol de la victoria, Antonio Conté lo reemplazó, necesita fresco a su as de oro para el choque del miércoles por Champions frente al Olympique de Marsella. La pregunta es ¿qué sería del Tottenham sin Harry…?

Robert Lewandowski ha elevado hasta el cielo la autoestima del FC Barcelona, que ha vendido activos a futuro para poder cambiarle la cara a su plantel, ahora sí, renovadísimo. Las compras de Lewandowski, Koundé y Raphinha generan mucha ilusión. El resto de los nuevos -Christensen, Bellerín, Marcos Alonso, Kessié-, son elementos llegados como libres, puede que alguno se destape. Pero el polaco no sólo representa el gol (ya hizo 4), también el liderazgo, es el que agarra la lanza y grita “vamos que podemos”. Xavi le ha dedicado elogios excepcionales: “Lewandowski es una bendición... Se siente a gusto, se adapta, es consciente de la responsabilidad que tiene desde que quiso venir aquí y marca las diferencias… Muestra una gran madurez futbolística, es un líder natural, habla con los jóvenes, es humilde y trabajador y, sobre todo, me encantan sus movimientos y su timing: sabe cuándo tiene que aparecer, cuándo debe aguantar o ayudar y cuándo hay que rematar”.

Publicidad

Karim Benzema -4 goles y 1 asistencia- también transita un comienzo fantástico de estación. Pasa que es un silencioso (como Messi) que no hace bulla, no obstante, trasciende porque es un gigante, y ya tiene puntero a su Madrid. Lo suyo es igual a lo de Harry Kane, jugar y hacer jugar, anotar y distribuir. Un fenómeno que acomete su decimocuarta temporada a un nivel excepcionalmente alto para sus casi 35 años. Y, de propina, hace docencia. Les enseña a Vinicius y a Rodrygo cómo llegar a ser cracks.

El delantero francés del Real Madrid Karim Benzema (d) se escapa de Edgar González, del Real Betis, durante el partido de la cuarta jornada de LaLiga que se disputó este sábado en el estadio Santiago Bernabéu. Foto: JUAN CARLOS HIDALGO

Calladito, a lo Benzema, Sadio Mané ha encajado perfecto en la estructura del Bayern Munich, que lo pagó a precio de ganga: 32 millones de euros. Ya empezó a devolver con sus primeros 5 goles y no ha hecho extrañar el adiós de Lewandowski. Es un versátil el senegalés, no está sólo para empujarla, también la mueve. Va a ser la difícil presa de la que deberán encargarse Félix Torres y Piero Hincapié en Catar.

Publicidad

Kylian Mbappé deberá moderar su estratosférico ego y entender que el fútbol es de once, no sólo de Mbappé. Que patear al arco no es un derecho divino que le fuera concedido sólo a él. Los otros también pueden hacerlo y él debiera combinar, asociarse. Igual, se calme o no, es un caso de potencia física y ambición tan descomunal que siempre generará réditos. Empezó con 7goles en cinco cotejos y, como Haaland, promete un mínimo de cuarenta. Sobre todo porque Messi lo entiende a la perfección y le pone bolas preciosas, jugosas, listas para hacer red.

Todas las estrellas han puesto primera en positivo. La nota disonante en este comienzo de ciclo europeo es Cristiano Ronaldo, quien aún no ha marcado goles y se ha mostrado en baja forma. Por sus diversas actitudes vedetísticas no bien vistas por el resto del vestuario, su anuncio de que se iba sí o sí del United, frustrado porque absolutamente nadie lo quiso, y porque, como se preveía, es suplente para Erik ten Hag, un técnico que valora especialmente el trabajo en equipo, la presión sobre el adversario y la pelota al pie. Y, para peor, deberá competir por un lugar con muchachos como Rashford, Sancho y Antony, de 24, 22 y 22 años.

Desde luego, todo ello puede ser anecdótico. Ronaldo se mantiene perfecto atléticamente -el cuidado de su cuerpo es una de sus virtudes fundamentales-, tiene vivo el gen competitivo y el anhelo por el gol no lo ha abandonado. No jugará la Champions después de tantos años. Hay que ver si ayuda a clasificar para la siguiente. En cinco meses cumplirá 38 años y algo está claro: no se le puede exigir igual que a otro de veintidós o veintitrés. (O)

Te recomendamos leer

Así era el ‘jogo bonito’

¡Catorce campeones y siete subcampeones!

Una nueva era: intensidad total

En Star+ tenemos películas, series y deportes exclusivos en vivo de la LigaPro y ESPN. Suscríbete aquí

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad