El técnico de la selección de Ecuador, Gustavo Alfaro, reveló la noche del jueves que el prometedor defensa central Diego Almeida Crespo es uno de los 72 jugadores que se encuentran “en la órbita de la observación de ecuatorianos en todo el mundo”. Asimismo, resaltó las condiciones técnicas del nacido en Rubí (España), su inteligencia defensiva y otras virtudes que son propias de la enseñanza en La Masia del FC Barcelona.

Almeida, un zaguero de 17 años que juega en el Juvenil A del Barça y que el 11 de noviembre trabajó con el primer equipo azulgrana a las órdenes de Xavi Hernández, podría estrenarse en el combinado tricolor al mando del argentino Alfaro durante el amistoso de este sábado 4 de diciembre frente a la selección de El Salvador, en la ciudad estadounidense de Houston.

“Creo más en la inteligencia que en la experiencia, creo que la experiencia es importante, pero la inteligencia es mucho más importante”, comenzó explicando Alfaro sobre la inclusión en su proceso de figuras jóvenes, tal como lo viene haciendo en plena eliminatoria sudamericana para la Copa del Mundo de Catar 2022.

Y prosiguió el seleccionador: “Cuando vi a Almeida me gustaron sus condiciones técnicas, su capacidad para trabajar bien el primer pase, su tendencia para esconder la pelota hasta iniciar la jugada, que la hace muy bien”.

Publicidad

“Tiene esa capacidad de lectura de juego que lo hace repentizar y cubrir muy bien los espacios”, aportó.

Alfaro aseveró que su nuevo juvenil convocado “viniendo de una escuela muy buena como es la del FC Barcelona, le dará un bagaje muy importante porque se está formando con una cultura muy europea, muy profesional, sin que eso le haga perder la idiosincrasia propia que tiene el jugador ecuatoriano”.

El propósito es “mezclar la disciplina del jugador que se forma en Europa con el talento del sudamericano, que es el talento del jugador ecuatoriano y eso es a lo que nosotros apuntamos en estos tiempos”, reconoció.

‘Lo quería tener así fuera con pasaporte europeo’

Alfaro indicó que tiene una “muy linda expectativa” en cuanto a Diego, si bien entiende que es un chico de 17 años que “hay que llevarlo de a poco”, aunque “se lo ve muy bien plantado, se lo ve muy maduro en su percepción, en su concepción, en su manera de analizar las cosas”.

“Obviamente, las cosas a los 17 años uno cree y quiere que sean urgentes y rápidas, pero no deben ser apresuradas y ahí es cuando uno tiene que jugar con esos tiempos. Pero yo soy convencido de que este es un proyecto de selección que tiene su objetivo a corto plazo, que es luchar por la clasificación a una Copa del Mundo; pero por otro lado que es el proyecto a largo plazo de establecer una selección que tenga por lo menos diez años de vigencia”, explicó.

Para hacer esta convocatoria “hablamos con el chico y la familia y hubo muy buena predisposición”, confesó el DT argentino. “El chico no tenía pasaporte ecuatoriano... El Consulado de Ecuador en Barcelona le dio el pasaporte rápido para que pueda sumarse (a la convocatoria). De última, yo le decía que se venga y que entre (a Estados Unidos) así sea con el pasaporte europeo para que no se pierda esta convocatoria de Selección, para poder charlar, para poder conocernos, para que él vea desde adentro quiénes somos nosotros, qué estamos haciendo, qué es lo que pretendemos hacer”.

De todos modos, el timonel de la Tri dejó en claro que Diego tendrá que resolver cualquier duda que todavía tenga respecto de su futuro internacional, si el día de mañana se mantiene defendiendo a España o elige a la selección sudamericana.

Después del amistoso del sábado, Ecuador reaparecerá en el premundial de Conmebol ante Brasil el próximo 27 de enero en Quito, y cuatro días después visitará a Perú, en Lima, mientras que en la penúltima fecha, el 24 de marzo, irá contra Paraguay, en Asunción, y el 29 del mismo mes cerrará de local contra Argentina. (D)