Descalzo y con los pies sobre la hierba del Camp Nou, el lateral brasileño Dani Alves aseguró a los 10.000 hinchas que le arroparon en su vuelta al FC Barcelona que sigue teniendo la garra de siempre y que piensa invertirla en devolver al club a lo más alto.

Una semana después de la emotiva presentación de Xavi Hernández, la hinchada blaugrana volvió a ilusionarse con otro regreso, esta vez de dueño de la banda derecha en los años dorados del club, que parecen en otra galaxia de este Barça en crisis.

Los que sentimos estos colores, este escudo, es el momento de estar juntos y el momento de volver a poner el Barça allá arriba”, arengó el brasileño, de 38 años, desde el césped del estadio, vestido de traje y con los pies descalzos.

Allí, junto al presidente Joan Laporta, firmó el nuevo contrato que le unirá al Barça hasta el final de esta temporada.

Publicidad

Ya desde la sala de prensa, y con las hawaianas puestas, Alves aseguró, sin embargo, que no ha vuelto al equipo en busca de un plácido retiro junto al mar. Con 43 trofeos, el brasileño es el jugador con mejor palmarés de la historia del fútbol y no renuncia al sueño de disputar el Mundial de Catar con la ‘canarinha’.

“Yo vengo a guerrillear. No vengo aquí a pasar el tiempo y a vivir en Barcelona... Yo vengo aquí para jugar, para pelear un puesto, el derecho de jugar”, dijo.

Por lo pronto, ya ha conseguido convencer a Xavi, con quien compartió años y éxitos en el Barça, para que le trajera de vuelta, tras un primer contacto con Laporta.

“Me puse muy pesado con el presi, insistiéndole en que quería volver, que podría ayudar de alguna forma a este club. Este club me ha dado prácticamente todo lo que yo tengo”, relató. Después fue el propio Xavi, según contó el brasileño, quien le dio el visto bueno para el regreso.

Aunque este lunes ya se entrenó con el equipo, Alves tendrá que esperar hasta enero para poder debutar.

Considerado uno de los mejores laterales derechos de la historia del fútbol, Alves aterrizó por primera vez en el Barça en 2008 tras un lustro de éxitos con el Sevilla.

En el club azulgrana disputó 391 partidos y marcó 23 goles. Fue pieza clave en el que equipo que dirigió Pep Guardiola durante cuatro temporadas y que cosechó, entre muchos otros éxitos, dos Champions League (2009 y 2011).

Tras la salida del técnico catalán (2012), el brasileño continuó en el Barcelona hasta 2016, logrando una tercera Champions en 2015.

Su siguiente destino fue la Juventus. Luego fichó por el PSG y su última parada fue el Sao Paulo, donde jugó hasta que en septiembre rompió su contrato debido a los impagos. (D)