Robinho, como Dani Alves, fue acusado de violación en 2013. Compatriotas y jugadores de fútbol, ambos, pero con destinos bien distintos. Y es que, mientras el exjugador del FC Barcelona lleva ya más de tres meses encarcelado, el exdelantero del AC Milan no ha pasado ni un solo día en prisión, publica diario Mundo Deportivo.

“Fui un cómplice de las ganas que ella tenía”, dice Dani Alves en su última declaración por el caso de agresión sexual

Esto se debe a que el exjugador se escapó a Brasil (donde no existe acuerdo de extradición) antes de conocer su condena. Allí lleva refugiado desde entonces y parece que podría seguir así por mucho tiempo, a pesar de que la Justicia italiana pidió para él nueve años de cárcel.

Robinho denuncia a periodistas de Brasil por acoso: lo siguen su pedido de arresto de Italia

Lo cierto es que, por fin, hay fecha para su juicio en Brasil. Pero será el 19 de abril de 2024. Es decir, en poco menos de un año. Mientras tanto, seguirá gozando de la misma libertad que hasta ahora.

Publicidad

Pero es que incluso entonces puede evitar su encarcelación. Lo conseguiría si, desde Italia, no cumplen con la petición expresa del juez brasileño encargado del caso, João Otávio de Noronha: enviar el proceso penal al completo traducido. (D)