El primer caso de corrupción sistémica en el mundo del fútbol tuvo lugar en Italia a finales de los años 70. Antes de que el conocido Calciopoli, la serie A y la serie B se vieron salpicadas por una trama de apuestas clandestinas, en las que se encontraban inmersos jugadores, entrenadores y dirigentes de clubes. El significado de Totonero es quiniela negra.

El escándalo surgió en marzo de 1980 cuando uno de los implicados en el caso presentó a la policía una denuncia por estafa, mostrando su insatisfacción por el dinero que obtenía de las quinielas clandestinas en las que apostaba. La confesión incluía a todo tipo de estamentos y las autoridades se pusieron manos a la obra a investigar, pero en secreto, publica diario Sport.

Semanas después de la denuncia, la Guardia di Finanza -la UCO italiana- entraba en acción el 23 de marzo de 1980, cuando procedió a la detención de varios jugadores, entrenadores y directivos durante una jornada de Liga que es recordada porque en medio de los campos se esposó a jugadores.

Publicidad

En total, 48 personas tuvieron que pasar por las dependencias policiales a declarar por un escándalo que tuvo cuatro grandes consecuencias.

Las consecuencias del Totonero

El AC Milan y la SS Lazio descendieron a la serie B por arreglar el partido que los enfrentó el 6 de enero de 1980 y que terminó con victoria para los rossoneros por 2-1. Los dos equipos pastelearon con el resultado de aquel partido, pues confesó el presidente de la entidad lombarda que habló con su portero para que se dejase un gol.

Eso provocó la dimisión y la inhabilitación de este directivo.

Publicidad

También hubo suspensiones para 18 futbolistas de la serie A, que oscilaron entre los tres meses y los seis años -con Paolo Rossi, la gran estrella de la selección italiana que ganaría el Mundial de España en 1982, suspendida hasta meses antes del evento por este asunto-.

Además del descenso del AC Milan y la SS Lazio, los jueces quitaron puntos al Bolonia, Perugia y Avellino de la serie A, así como al Palermo y al Taranto de la serie B.

Publicidad

El AC Milan casi desaparece

El conjunto más damnificado fue un AC Milan que además de irse a Segunda División quedó descabezado sin presidente y sin algunos de sus mejores jugadores.

El equipo tenía que mantener unos salarios altísimos en la serie B y la sensación era que o subían en la temporada 1980/81 o desaparecían del mapa. Hay que tener en cuenta que habían ganado el Scudetto en la temporada 1978/79.

El conjunto rossonero ya lucía un palmarés internacional espectacular, tras haber logrado dos Copas de Europa y dos Recopas y era el club más laureado de su país. Ese descenso a los infiernos provocó severas mofas de sus archienemigos del Inter de Milán y la Juventus.

El AC Milan logró su misión de ascender al año siguiente a la serie A, pero perdió la categoría en la siguiente temporada por deméritos deportivos y cayó nuevamente a la serie B para la temporada 1982/83. Como curiosidad, el equipo participó en la extinta internacional Copa Mitropa y consiguió uno de los títulos más extraños de su historia porque se medían equipos de Segunda División.

Publicidad

El club también logró el ascenso y a partir de la temporada 1983/84 nunca jamás volvió a pensar en el descenso. No en vano un puñado de los jugadores que estuvieron en la división de plata ganaron un lustro después varias Copas de Europa y dominaron el fútbol italiano con mano de hierro con uno de los equipos más recordados de todos los tiempos. (D)