El último de los deportistas tricolores en arribar a Ecuador, luego de la formidable actuación nacional en los Juegos Olímpicos (23 de julio al 8 de agosto) y Paralímpicos (24 de agosto al 5 de septiembre), realizados ambos certámenes en Tokio, fue el ciclista Richard Carapaz, que retrasó su regreso porque en su calendario de competencias estaba programado con anticipación en La Vuelta a España. Por aquello el dueño de la presea de oro en la modalidad de ciclismo de ruta recién el viernes pasado recibió el mismo premio que la empresa privada entregó, en unión con el Ministerio del Deporte, a otros medallistas.

Kia, en alianza con la entidad estatal, resolvió “impulsar a largo plazo las estrategias para promover el deporte y demostrar que la empresa privada puede aportar aún más en el desarrollo de los deportistas ecuatorianos”, dijo en un comunicado la fabricante de automóviles, luego de realizar la entrega oficial de una donación al Ministerio del Deporte y hacer, conjuntamente, un llamado al sector privado a invertir y apoyar al deporte nacional. Por aquello, la mencionada cartera de Estado y la firma Kia entregaron seis vehículos Soul EV, cero kilómetros, 100 % eléctricos, a los medallistas de Ecuador.

Las pesistas Neisi Dajomes, Tamara Salazar (oro y plata, respectivamente, en los JJ. OO. 2020), así como las atletas Poleth Mendes, Anaís Méndez (oro y bronce, en ese orden, en lanzamiento de bala) y Kiara Rodríguez (bronce en salto largo) en los Paralímpicos 2020 recibieron, como recompensa por sus logros, un vehículo Soul EV 100 % eléctrico.

En Quito, luego de ser recibido por el presidente de la República, Guillermo Lasso, y antes de irse a su ciudad natal donde fue recibido como héroe, el pasado viernes, la Locomotora del Carchi se unió a los premiados por Kia con el automóvil 100 % eléctrico, porque con “su coraje y valentía demuestra que sí se puede y que luchar por los sueños con constancia es el camino a la gloria”. (D)