Nueve policías resultaron heridos en un operativo de control y prevención de nuevas invasiones que se realizó la tarde de este martes en los sectores de Punta Arrecha y Batalla de Tarqui, en el Guasmo sur.

A los uniformados les lanzaron piedras cuando se destruían al menos diez estructuras vacías de caña, madera y bloques de cemento, además de dos muelles clandestinos ubicados en ese populoso sector del sur de Guayaquil, asentado en las riberas del estero.

El operativo fue liderado por la Secretaría Técnica de Prevención de Asentamientos Irregulares y la Policía Nacional.

El objetivo era evitar el incremento de invasiones y actividades ilícitas en ese tramo de la Reserva de Producción de Fauna Manglares El Salado, uno de los puntos más peligrosos de la ciudad, donde este año al menos ocho personas han sido asesinadas y donde el consumo y venta de drogas se ha tomado las calles.

Publicidad

La Policía informó que los uniformados fueron atendidos por cortes y contusiones y que un morador fue detenido durante la jornada por atacar a los uniformados e intentar dañar la maquinaria que era usada para derribar las estructuras.

El sospechoso fue trasladado a la Fiscalía del Cuartel Modelo y se esperaba este miércoles que sea procesado por el delito de ataque y resistencia, tipificado en el artículo 283 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), sancionado con una pena privativa de libertad de seis meses a dos años.

Varios patrulleros resultaron con los vidrios rotos debido a las piedras que lanzaron los habitantes, lo que obligó a los funcionarios a retirarse del sector.

Mientras tanto, quienes habitan ahí defienden su derecho a permanecer en la zona. Aseguran que se han esforzado para construir sus casas y que por ser personas de escasos recursos tienen derecho a permanecer en el lugar, o piden ser reubicados.

Evelyn Montalván, representante de la Secretaría Técnica de Prevención de Asentamientos Irregulares, mencionó que en los alrededores de la reserva había 18 construcciones.

La entidad aclaró también que las casas que estaban ocupadas no se destruyeron y que a las familias les han dado un plazo de 48 horas para mostrar que habitan los terrenos de forma legal.

Publicidad

De acuerdo con la Policía, en un inmueble de madera del sector se encontraron canecas de combustible, las que serían usadas para el funcionamiento de embarcaciones que podrían estar contaminando con droga los buques, pues el sector está muy cerca del puerto marítimo.

El coronel Patricio Almendáriz, jefe del distrito Sur, contó que tras los asesinatos registrados en la zona los criminales se refugiaban en las viviendas que fueron destruidas esta semana.

En el caso de Guayaquil, el crecimiento poblacional ha ocupado de manera progresiva el ecosistema del manglar, por eso los remanentes de esa vegetación fueron protegidos con la creación de la reserva en el extremo sur de Guayaquil.

La invasión de áreas de importancia ecológica como esta es castigada en el artículo 245 del COIP con una sanción de uno a tres años de cárcel.

En el operativo también participaron funcionarios de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), de la Gobernación del Guayas y del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica. (I)