Las manos, al igual que hace unos cinco años, sostienen la imagen de la Virgen María y una bandera blanca, durante la peregrinación hacia el Santuario de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt, que este año cumple su edición 45.

Rosa Torres salió de su vivienda en Sauces 8 hasta la iglesia Nuestra Señora de la Alborada para unirse a cientos de feligreses que caminaron desde este punto hacia el santuario, ubicado en el kilómetro 4,5 de la vía Juan Tanca Marengo.

En este punto del norte de Guayaquil la romería se inició poco antes de las 05:30. Con velas en las manos, los asistentes fueron caminando de a poco mientras hacían paradas para la rezo del rosario.

Publicidad

Fieles de diferentes parroquias caminaron al santuario de Schoenstatt. Foto: Ronald Cedeño

”Yo estoy aquí para agradecer a la madre, agradecer por la familia y pedir por ella para no nos falte nada”, dijo Torres.

La salida desde las diferentes iglesias se replicó desde las 04:30 de este sábado. En varias calles de zonas del norte de observó a grupos de fieles caminando detrás de la imagen de la virgen y escoltados por policías o militares.

Los grupos religiosos recorrieron avenidas como la Antonio Parra Velasco, Benjamín Carrión y Rodolfo Baquerizo Nazur.

Publicidad

Devotos madrugaron para sumarse a caminata a Schoenstatt. Foto: Ronald Cedeño

En la av. Juan Tanca Marengo, cerca de las 06:00, se empezó a formar una gran oleada de personas que se dirigían hasta el santuario.

”Yo tengo fe que venir a esta peregrinación es un granito de arena para pedir por el país. Elevemos una plegaria para la paz de Guayaquil y del país que tanta falta nos hace”, dijo Lorena Díaz, quien caminó desde la parroquia María Rosa Mística, ubicada en Sauces 8.

Publicidad

Ella acudió para pedir por su hermana, a quien hace un mes le detectaron cáncer de seno. Las peticiones por salud primaron entre los fieles a la par del pedido de paz y del cese de violencia.

La caminata

Durante la peregrinación, los fieles llevaban la imagen de la Virgen María entre los brazos, otros el cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. Las banderas blancas y celestes se observaron en todos los grupos en la romería.

A medida que los fieles llegaban al santuario de Schoenstatt eran ubicados en las sillas y espacios habilitados.

Publicidad

Tras la caminata se desarrilló misa en el Santuario  de Schoenstatt. Foto: Ronald Cedeño


Desde Czestochowa, Santa Isabel Madre del Precursor, el santuario de Schoenstatt de Ciudad Celeste, Santa Teresita del Niño Jesús, San Alberto Magno, María Madre de la Iglesia y María Reina salieron los fieles, en medio de rezos y cánticos.

”Mi pedido a la Virgen, al Sagrado Corazón y a Dios es que interceda para que la violencia pare y podamos salir de nuestras casas sin temor a recibir una bala perdida”, dijo Sebastián Oyarte, quien llegó hasta el santuario en la av. Juan Tanca Marengo desde Puerto Azul, en vía a la costa.

Monseñor Luis Cabrera presidió la misa que se inició aproximadamente a las 07:20. Junto a él estuvieron párrocos de diferentes parroquias de Guayaquil y seminaristas.

El monseñor Luis Cabrera presidió la misa tras caminata. Foto: Ronald Cedeño

El mensaje del religioso se enfocó en la paz y en la renovación de fe de los asistentes. Entre los fieles hubo personas que viajaron desde Daule, Samborondón e incluso desde Babahoyo y Vinces.

”Hoy me arrodillo ante la Virgen, hoy me arrodillo para pedir por mi familia”, dijo Leopoldo Campos, quien viajó desde Babahoyo y participó de la caminata. (I)