El hospital Teodoro Maldonado Carbo (HTMC) ha recuperado 47 camas intensivas para atención de pacientes con hipertensión, problemas cerebrales, entre otras emergencias, luego de la disminución de casos graves de COVID-19 en las últimas semanas. Esto conllevó a que se siga atendiendo a más afiliados pese a las complicaciones que presenta este hospital de tercer nivel del IESS en temas como abastecimiento de insumos, medicinas y arreglos de maquinarias como los quirófanos.

Su gerente general, el médico epidemiólogo Francisco Andino, explicó este jueves 26 que la atención se da con prioridad a pacientes de emergencia, con patologías como VIH, renales, trasplantados, entre otros. A ellos como a los otros pacientes que acuden a este centro se los atiende con medicinas e insumos que se han conseguido con préstamos a otros hospitales del IESS, adquisiciones y de procesos anteriores.

Hoy llega un cargamento, stock de catéteres, algodón, gasas, entre otros insumos básicos de atención. Nos hemos puesto plazo de 45 días para superar los problemas más graves, no había hilos, quirófanos dañados, cientos de problemas”, contó Andino durante un informe sobre esta casa de salud.

Él agregó que la atención se mantiene mientras se da el cambio de personal en áreas sensibles como de adquisiciones, farmacia, bodega, para mejorar los procesos.

Añadió que a más de esto también se tienen previstos otros cambios más complejos dentro de los aproximados 100 días para mejorar tanto infraestructura como procesos dentro de este hospital.

Una de las intervenciones urgentes son los 21 quirófanos que tienen problemas, de esos hay 11 operativos. “Los quirófanos están divididos en tres bloques: quirófano general, ginecológicos y traumatología, que van a ser intervenidos todos porque tienen problemas de fugas de oxígeno, no tener equipos adecuados, electrocauterios, entre otros”, lamentó Andino.

El médico indicó que ahora se desarrollan programas para mejorar la atención de consulta externa. “El 43 % de la mortalidad no se interviene en hospitales sino en el estilo de vida, con la prevención”, comentó.

Andino agregó que se están atendiendo algunas necesidades del paciente, pero que las normas y procesos no les permiten adquirir de forma pronta y rápida los insumos, medicina y productos. “Cuando un paciente me dice que le falta esto o no le han dado algo, trato de solucionar. Como médico me pongo en los zapatos del paciente, pero como administrador debo cumplir todos estos pasos para las adquisiciones”, comentó.

Pidió, además, que las personas que no vayan a sumar positivamente en este proceso en el hospital Teodoro Maldonado den “un paso al costado”, “nadie se va a molestar”. Él recordó que en el hospital todos los trámites son gratuitos, nadie puede pedir dinero a cambio. (I)