Aunque las calles de Guayaquil estuvieron vacías durante la mañana de este lunes, 1 de enero de 2024, las picanterías estaban llenas.

Desde las 05:00, algunos de estos locales ya estaban atendiendo a quienes llegaban directamente de las farras de Año Nuevo.

Nuevas ventanillas, quioscos y filas especiales para pagar impuestos prediales en Guayaquil

“Quemamos el viejo y a la 01:00 empezamos a preparar el encebollado”, contó Rodrigo Macías, dueño de la picantería El Manaba de Portete, ubicada en las calles Portete y José Mascote.

Publicidad

Todas las mesas estaban ocupadas en el local esquinero. Había una fila de quienes llegaban hasta con ollas para comprar el encebollado y llevar a casa.

También estaban algunas familias esperando en sus carros que una mesa se desocupara para comer en el lugar.

Decenas de familias comieron encebollados la mañana de este 1 de enero. Foto: José Beltrán/ El Universo Foto: José Beltrán

En la 11 y Francisco de Marcos está la picantería Angelito 2. El negocio está abierto desde las 06:00, y cuando don Ángel, su dueño, abrió las puertas dice que ya estaban los clientes en fila. Algunos hasta ayudaron a acomodar las mesas y sillas para sentarse en familia y disfrutar del encebollado.

Publicidad

Pablo Mena llegó con su esposa y sus hermanos al local del suburbio de Guayaquil. Contó que llegaban de La Aurora y que necesitaban “revivir tras la fiesta de Año Nuevo”.

Al menos cinco siniestros de tránsito se reportaron en Guayaquil las primeras horas del 2024

En la avenida Isidro Ayora, en Guayacanes, también hubo gran demanda de encebollado. Desde las 05:00, los trabajadores de la picantería Encebollado Cuarto de Libra atendían a los clientes.

Publicidad

También quemaron el año viejo y fueron directamente a preparar el platillo tan solicitado para combatir la resaca.

Este local del norte de Guayaquil atenderá hasta las 16:00. (I)