Los reclamos por falta de fármacos e insumos en el hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo (HTMC) no cesan. “Desde hace 3 meses no hay medicina para los pacientes con cáncer de próstata, y la situación de salud se está complicando cada día que pasa”. “Pemetrexed para pacientes oncológicos, (con) stock 0”, “no hay dos tratamientos antirretrovirales (para tratar el VIH)”, son parte de las quejas que se han multiplicado este mes en redes sociales y en los exteriores del centro.

Tampoco hay, según afiliados, atorvastatina, metronidazol, metilpednisolona, eritroproyetina, cuatro de 116 fármacos que tenían stock cero en marzo pasado, de acuerdo a un listado de 265 medicamentos. De ese inventario, apenas 73 medicinas registraban disponibilidad en el hospital y 76 tenían dosis -la mayoría para menos de un mes- en una o varias áreas (consulta externa, hospitalización y/o emergencia).

Este desabastecimiento se origina, considera Manuel Defás, coordinador del Observatorio de Seguridad Social de Guayas, “por la falta de eficiencia administrativa y corrupción”, y criticó que “a unos proveedores les pagan enseguida, pero a otros no”.

Danilo Calderón, quien fue gerente (e) del HTMC hasta la semana pasada, justificó -cuando aún estaba en funciones- que al llegar al cargo, en enero, el hospital mantenía deudas con proveedores desde el 2012 por $ 60 millones, de los cuales -afirmó- han cancelado $ 17 millones.

Publicidad

Esta morosidad es, según Calderón, un motivo por el que laboratorios y distribuidoras no participan en los procesos de contratación, que tardan hasta 90 días, el doble de tiempo que en otros centros.


Proveedores no cotizan, algunos compañeros médicos tienen miedo de firmar, y así un sinnúmero de situaciones que hacen que en el hospital sea difícil, lento, mover alguna situación administrativa

Danilo Calderón, gerente (e) del hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo

El HTMC tiene dificultad, refirió el exgerente, para comprar 115 medicamentos, por lo que tenía previsto hacer un llamado a nivel nacional e internacional. Además, justificó que ciertos fármacos faltan por el aumento de camas en cuidados críticos e intensivos y la reapertura de áreas (gastroenterología y cardiotorácica): “Ese crecimiento es el que me rompe los stock”.

Este centro destinó, entre enero y el 8 de julio, $ 8,4 millones en 19 compras de fármacos, insumos y reactivos, y $3,1 millones en equipos y repuestos, que suman $ 11,5 millones. Esto es el 19 % del presupuesto del hospital para medicinas ($ 60 millones). Otros 38 procesos están en fases previas a la adjudicación.

Defás, del Observatorio, criticó que en el hospital hayan gastado en obras que considera “superfluas”, como la pintura de canchas, cerramiento y paredes del área de imagenología, y el cambio de cerámica en algunos pasillos, entre marzo y abril: “Y ya están rotas de nuevo. Esto muestra la falta de transparencia en el manejo eficiente de los recursos”.

Personal de Fiscalía y Policía revisaron documentación en el hospital Teodoro Maldonado Carbo del IESS, el 14 de julio. Foto: Cortesía Fiscalía

Mientras, pacientes con enfermedades reumáticas, que junto con otros grupos vulnerables reclamaron la escasez en centros del IESS y del Ministerio de Salud en un plantón hace dos semanas, esperan que se regularice la entrega de alendronato sódico, ácido fólico, paracetamol e hidroxicloroquina, que no hay desde febrero.

Publicidad

Carmen Macías, presidenta de la Asociación de Ayuda a Pacientes con Enfermedades Reumáticas (Apare), reveló que la mayoría de estos genéricos sería de “mala calidad”: “A pacientes con lupus y artritis no les quita el dolor”.

Ante esta problemática de falta de medicinas en los hospitales del MSP y del IESS, el vicepresidente Alfredo Borrero anunció, en días pasados, que próximamente los pacientes podrán retirar las medicinas en farmacias de la red de salud pública.

Tampoco hay algunos reactivos en este HTMC, que fue allanado el 14 de julio por la Fiscalía porque el centro no habría entregado información de un contrato relacionado con la investigación por presunto peculado.

El jueves (8 de julio) tenía que hacerme exámenes de creatinina y un cultivo de orina, pero no había reactivos. Acudí a un laboratorio y gasté casi $ 30

Dora García, dirigente de la asociación Caminando hacia la Luz, de pacientes renales.

El Observatorio de la Seguridad Social también identificó, según su coordinador, presuntas irregularidades en varias compras, algunas por ínfimas cuantías: “En vez de hacer una compra por subasta inversa, la subdividen y hacen varios procesos de ínfimas con el mismo objeto varias veces... Y en algunos se repiten los proveedores”. (I)

Personas que viven con VIH, sin fármacos

De los 6.527 pacientes del hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo que viven con VIH, el 65 % (4.241) no ha recibido de forma regular su tratamiento antirretroviral, según organizaciones que atienden a este grupo vulnerable y de acuerdo al listado de cinco medicamentos que registraban estocaje cero en la bodega del centro en marzo o que tenían dosis para uno o dos meses.

No hay trivirox ni viraday (los compuestos son efavirenz + emtricitabina + tenofovir) desde las primeras semanas de junio..., y ahora nuevamente en julio

Representante del Grupo de Apoyo Positivo Ecuador

Las medicinas que también han escaseado, al menos tres veces en este año: lopinavir + ritonavir, darunavir, lamivudina + abacavir y tenofovir + emtricitabina. La compra de los primeros tres fármacos, por $937.172, está suspendida por presuntas irregularidades en el proceso, que fueron denunciadas por el Observatorio de Seguridad Social de Guayas; mientras que el proceso para las últimas dos medicinas estaba por adjudicarse. El monto aún se desconocía, pero en la puja los participantes ofertaron $ 641.120 y $ 191.000.

No obstante, el exgerente (e) del hospital, Danilo Calderón, indicó -antes de salir del cargo- que se ha cumplido con la medicinas de los pacientes hemofílicos, con VIH, astenias graves, oncología y otras patologías, en un 80 % y 90 %.

“Si un paciente no toma su medicación hoy, 15 días o un mes puede ser presa de que cualquier virus oportunista.., e inclusive que ya no pueda tomar esa medicación y necesite otro esquema”, explicó el vocero, preocupado porque a algunos se les da el tratamiento incompleto o les dan otros fármacos, lo cual rechazan.

“Aunque tienen los mismos componentes, los efectos secundarios que conlleva una medicación a la otra son grandes”, añadió. Con él coincide Ricardo Herrera, director de la fundación Yunta Ecuatoriana.

No ven el perjuicio que causan a los pacientes, porque empiezan a tener resistencia cuando interrumpen la medicación

Ricardo Herrera, director de la fundación Yunta Ecuatoriana

Herrera también denunció que no hay reactivos para CD4 y carga viral: “Hay un tiempo y luego no hay”. Esta escasez lleva, estimó, varios años, e incluso han llegado a la vía judicial para reclamar sus derechos. En octubre pasado, por ejemplo, la Defensoría del Pueblo logró con una acción de protección que este hospital les dé los antirretrovirales y reactivos a 19 pacientes. (I)