Una joven de 19 años resultó positivo a COVID-19. Presentó malestar a la garganta, tos leve, y depresión. Otras tres amigas de ella también resultaron contagiadas con el virus. Creen que se infectaron en una reunión que tuvo el curso en los últimos días porque hubo mucha gente y no se cuidaron algunos detalles de bioseguridad.

En Guayaquil, los casos de COVID-19 se mantienen con una tendencia leve sostenida al alza, indicó el médico epidemiólogo Carlos Farhat, director de la Mesa de Salud del COE cantonal. No obstante, la hospitalización y la mortalidad están muy estables.

“El número de ingresados permanece en 40-45 en la ciudad (en cuidados intensivos). Y la mortalidad se mantiene en promedio dos fallecidos por día, esto quiere decir indudablemente que la vacunación está funcionando”, dijo el médico epidemiólogo Carlos Farhat, director de la Mesa de Salud del COE cantonal.

Publicidad

El médico consideró que la vacunación está protegiendo de la morbilidad grave y que, pese este ligero incremento, las UCI no tengan una mayor ocupación

Explicó que la inmunización debe continuar para evitar que haya más personas con neumonía de gravedad. Además de las normas de bioseguridad como mascarilla, distanciamiento, lavado de mano, uso de gel antibacterial.

Controles con pruebas PCR se mantienen este viernes 3 en el aeropuerto de Guayaquil para detectar casos de COVID-19 ante amenaza de variante ómicron

El director de Salud e Higiene del Municipio de Guayaquil, Carlos Salvador, explicó que este leve incremento de casos los mantiene preocupados, por lo que se han reunido con el resto de autoridades. Una de las medidas que se fijaron en esas reuniones fue que se retome la atención de vacunación para mitigar el aumento de casos.

“La vacunación es la única estrategia comprobada y demostrada para evitar que las personas fallezcan y que terminen en una unidad de cuidados intensivos. Las personas igual se contagian, pero no con síntomas graves”, insistió Salvador.


El centro de vacunación municipal en Mucho Lote 1 se reabre para la inmunización COVID-19.  Foto: Jorge Guzmán. Foto: El Universo

En el hospital del Guasmo Sur y el Teodoro Maldonado también llegan pacientes con sospechas de COVID-19, aunque menos que en épocas de mayor pico.

Luis González, morador del suburbio, comentó que llevaron a su tía al Hospital Bicentenario porque tuvo complicaciones para respirar, luego de algunos días de tos y malestar. Él contó que sí había recibido inmunización.

Publicidad

Mientras que a nivel privado también se evidencian pocos pacientes graves. El médico intensivista Alberto Campodónico, del staff de Hospital Clínica Kennedy, coincidió en que los casos se presentan leves a causa de la vacunación, pero sí siguen ocupando las camas de hospitalización y UCI-COVID-19.

Y a nivel de atención domiciliaria, el doctor Jorge Luis Portes comentó que hay un porcentaje importante de nuevos pacientes COVID-19 son jóvenes que tienen sus dos vacunas. “Ellos presentan síntomas leves, tos leve, una depresión, malestar de la garganta, pero están bien. Lo preocupante de este grupo es que puedan contagiar a sus adultos mayores en casa, por eso es importante que los de tercera edad acudan sí o sí al refuerzo”, explicó.

La situación en Quito empieza a inquietar, pues el número de casos de COVID-19 continúa en ascenso y las camas comienzan a ocuparse.

Solo el fin de semana, el hospital IESS Quito Sur recibió 82 pacientes por COVID-19, reportó Ecuavisa.

Más del 80 % de los pacientes que buscan atención en ese sanatorio han sido vacunados.

Una situación similar se palpa en el Hospital Pablo Arturo Suárez, en el norte de la capitalina. La hospitalización para COVID-19 aumentó a 30 camas y 24 ya están ocupadas. Por otra parte, 11 camas de cuidados intensivos también están en uso.

Los médicos están preocupados debido a los excesos que se cometieron en las fiestas capitalinas. En algunos eventos masivos no hubo distanciamiento, la gente transitaba si mascarillas. Los resultados de esos descuidos se pueden ver en unos quince días. (I)

Reabren punto de vacunación en el norte

El Municipio reabrió desde ayer el vacunatorio de Mucho Lote 1. Nagib Chagenber, jefe de logística de ese vacunatorio, comentó que en ese punto hay personal del Ministerio de Salud Pública, Cuerpo de Bomberos, diversas áreas del Municipio. Habrá 30 digitadores y 15 vacunadores y 3 médicos que manejarán la logística de los insumos que se van a necesitar.

Ayer, madres de familia acudieron para vacunar a sus niños para el retorno a futuro de clases presenciales.

Teresa Amaya, de 75 años, acudió a ese nuevo punto con su nieto Nicolás para la segunda dosis. “Son estudiantes del plantel Carlos Rubira Infante, les dieron libre hoy para que se vacunen, entonces tenía que aprovechar. Ahora estas vacunas son la carta de presentación de uno, ya a mí me toca la tercera dosis”, explicó Teresa Amaya.

Otros ciudadanos, moradores del norte, acudieron a recibir la tercera dosis en Mucho Lote 1. Uno de ellos fue Sergio Cano, residente de Los Rosales, de 69 años. Contó que se colocó el refuerzo de tercera dosis para estar protegido del virus. “Usted sabe que mientras más viejo, más quiere vivir uno, entonces hay que cumplir con las disposiciones del Ministerio de Salud”, comentó el hombre. (I)