Karla G., de 28 años, acudió al hospital Los Ceibos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) a causa de un aborto espontáneo en la semana 15 de embarazo, el 13 de noviembre pasado.

Once días después denunció haber sido violada por un enfermero del área de Ginecología.

La familia de la denunciante contó que luego del legrado, ocurrido el 13 de noviembre pasado, presentó una fuerte infección, pues supuestamente habían dejado restos del feto y debió seguir internada varios días hasta el viernes 26 de noviembre.

La supuesta violación, según la familia de Karla, se dio la noche del 23 de noviembre al quedarse sola en la habitación 553 del piso 5 del hospital.

Publicidad

Según el relato de la víctima, aproximadamente a las 23:00, le pidió al enfermero que estaba de turno agua caliente para prepararse un café.

El sujeto le llevó el líquido y la mujer después de tomar la bebida empezó a sentirse extraña.

“No podía hablar, pero escuchaba y sentía lo que pasaba”, cuentan sus familiares, quienes agregan que el enfermero le dijo a Karla: “Te voy a recostar aquí y me voy a acostar a tu lado”. El enfermero empezó a tocarla y luego aparentemente la violó.

Cerca de las 08:00 del 24 de noviembre pasado, cuando llegó el médico de turno para la revisión, la paciente contó lo que le había sucedido. Según la familia, ella tenía la ropa interior llena de sangre y no paraba de llorar.

La familia de Karla expresó que pasaron varias horas desde que ella contó lo que había ocurrido en la madrugada hasta que se notificó a la Fiscalía y que eso habría permitido escapar al sospechoso, pese a que la Fiscalía había emitido un acto urgente para proceder con la detención del enfermero.

El pasado fin de semana, el hospital emitió un comunicado en el que aclara que se aplicaron inmediatamente los protocolos establecidos y notificaron al ECU911, que se realizaron las diligencias médicas a la paciente y que se brindarán las facilidades para esclarecer el caso.

La casa de salud también indicó en el documento que el bienestar y la seguridad del paciente son primordiales y que, en el marco de la ley, se realizan las investigaciones y correctivos administrativos necesarios. (I)