Para este viernes 15 está prevista la firma del contrato para la construcción de la llamada plaza del Bicentenario, que albergará al monumento a la bandera de Guayaquil, en bronce y de 18,5 metros de alto, y a 20 esculturas de tamaño real, también en bronce, que forman parte del llamado tributo al bicentenario de independencia de la Perla del Pacífico, que debía estrenarse en el 2020, pero que por la pandemia del COVID-19 quedó postergado al igual que otras obras y programas planificados por los 200 años de libertad.

Esta plaza y los monumentos en honor al bicentenario fueron contratados en el 2019, seis meses antes de la pandemia, según sus impulsores, y buscan que este nuevo espacio de Guayaquil, que se prevé estrenar en mayo del 2022 (cuando se cumplan 200 años de la batalla del Pichincha), se convierta en icónico y sede de actos cívicos, culturales y turísticos, como es actualmente el parque del Centenario, donde se dan los tributos a los héroes de la independencia cada 9 de octubre y en otras fechas que evocan la libertad.

El proyecto abarca una parte del ala sur del malecón Simón Bolívar, donde está el actual monumento a José Joaquín de Olmedo (inaugurado en octubre de 1892), en las calles Olmedo y Malecón Simón Bolívar, así como el antiguo parque a Olmedo, en las mismas calles. Para unir ambos puntos, separados por la calle, habrá una conexión que se elevará sobre la calzada (como especie de paso peatonal) para que todo se integre, según las proyecciones y videos del proyecto.

Proyecto de parque y de monumentos en honor al bicentenario abarca a este parque que está en la av. Olmedo y Malecón. Foto: Carlos Barros Foto: El Universo

“Con el arquitecto Parsival Castro escogimos el parque Olmedo porque era el sitio perfecto para hacer un eje cultural, histórico y turístico, estando Olmedo en la plaza Cívica. Y así también mantuvimos al malecón como el eje central de las obras del bicentenario, porque allí se suscitaron los hechos más importantes de la Revolución de Octubre, estaban los cuarteles….”, cuenta Gloria Gallardo Zavala, presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil y quien en mayo del 2019 fue designada delegada de la alcaldesa Cynthia Viteri para las obras que iba a tener la ciudad por el bicentenario que se cumplió en octubre del 2020, pero que con la llegada del COVID-19 no pudo darse.

Publicidad

Los estudios para la construcción de la plaza (diagonal al Club de la Unión) y para las esculturas costaron $ 184.346 y se contrataron en octubre del 2019, según la funcionaria.

El Centenario sigue siendo el símbolo de la libertad en Guayaquil pese a los problemas por los que atraviesa y al anuncio de un nuevo espacio en honor al bicentenario

Una vez firmado el contrato para la construcción de la plaza del Bicentenario, la contratista tiene 147 días de plazo (cinco meses) para terminarla. Así, debería estar lista en marzo del 2022.

Los monumentos en honor al bicentenario, que son la bandera de Guayaquil de 18,5 metros de alto y tres conjuntos escultóricos (20 esculturas en tamaño real) hechos en bronce, cuestan $ 1′432.105,55 y fueron contratados el 2 de septiembre de 2019, a través de la Dirección de Obras Públicas municipal. Actualmente tienen un avance del 95,5 %. Y solo esperan la construcción de la plaza, afirma Gallardo.

Pero además de estos monumentos y de la construcción de la plaza del Bicentenario, el proyecto contempla la remodelación de los exteriores del monumento a José Joaquín de Olmedo (que está en el malecón Simón Bolívar), donde se colocará la denominada Llama eterna de la libertad, que será un holograma que estará encendido de día y de noche.

La remodelación a este espacio cívico específico incluye jardinerías, más árboles (como los de bambú) y aguas danzantes de fondo. “Será toda una recuperación de este espacio (...) y no se sacará ningún árbol, antes lo contrario, se pondrán más”, dice la funcionaria, quien agrega que este proyecto será también parte de la llamada Ruta Viva, otra propuesta que busca marcar y resaltar los pasos de la Revolución de Octubre de 1820 en los sitios donde ocurrieron los hechos históricos y de libertad.

El Municipio de Guayaquil denomina a esta obra Proyecto urbano y arquitectónico para el bicentenario de la independencia de Guayaquil y llama eterna de la libertad.

Publicidad

¿Qué se representará en las esculturas del monumento al bicentenario?

  1. La bandera de Guayaquil, que será de 18,5 metros de largo. Monumento, en bronce.
  2. A los héroes de la independencia de Guayaquil de 1820.
  3. A los habitantes de Guayaquil de 1920 que supieron mantener y defender la libertad conquistada un siglo antes.
  4. A los habitantes de Guayaquil del 2020, que fueron golpeados de manera sorpresiva y dramática y sin estar preparados para aquello, por la pandemia del COVID-19. Pero que igual han sabido llevar en alto la bandera de la ciudad.
  5. A las nuevas generaciones que estarán representadas en dos infantes (un niño y una niña) que mantendrán el mensaje de libertad y que seguirán defendiéndola pese a todo.

Y sobre el pueblo de Guayaquil, representado en estas figuras, cruzará, y dará la vuelta, la bandera de Guayaquil, explica Gallardo.

“Es un homenaje realmente a la libertad y a sus protagonistas: las mujeres, los próceres y el pueblo de Guayaquil desde 1820, 1920 y 2020, porque quienes enarbolamos la bandera de Guayaquil somos el pueblo de Guayaquil del 2020, todos van con antorchas iluminadas de la libertad”, cita.

¿Se inaugurará para los 200 años de la batalla del Pichincha, en mayo del 2022?

Será una feliz coincidencia, dice la directora municipal de Turismo. Esto porque en mayo del 2020, cuando se espera estrenar esta obra, se cumplirán los 200 años de la batalla del Pichincha. Y Guayaquil iría rumbo a los 202 años de libertad tras estar bajo el mando de la corona española.

“El próximo año que coincide con el bicentenario de la batalla del Pichincha, el 24 de mayo, la bandera de Guayaquil independiente, que es el único monumento que hay a la bandera en Guayaquil, se convertirá en símbolo permanente (de libertad), porque el 24 de Mayo de 1822 la bandera de Guayaquil flameó en las faldas del Pichincha”, expone Gallardo.

Y prosigue: “Guayaquil fue protagonista de la independencia de la Audiencia de Quito. De aquí salieron los ejércitos de Bolívar, el ejército de San Martín, al mando del general Antonio José de Sucre con el ejército de los guayaquileños del batallón Yaguachi, estábamos hablando de 4.000 guayaquileños; estamos hablando de que allá se conquista la libertad de Quito y la bandera de Guayaquil flamea en las faldas del Pichincha”, sostiene la funcionaria. (I)