Las últimas lluvias han provocado que varias familias de la cooperativa Mirador de Tarqui, norte de Guayaquil, tengan temor por la caída de material desde el cerro San Eduardo.

Si bien en esta zona los deslizamientos de tierra, que derivan en pérdidas materiales, no se registran hace más de 20 años, hay incertidumbre por lo que el agua pueda arrastrar hacia la parte baja.

Esta zona figura entre los sectores en los que la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM), junto con la Gestión de Riesgos de la Empresa Pública Segura, instalarán señalética que alerte que es susceptible a deslizamientos.

Publicidad

Conozca si su sector está dentro del listado de zonas y vías con riesgo de inundación en Guayaquil

La implementación de estas señales en la zona urbana se efectúa con el propósito de trabajar en prevención y preparación del riesgo en la población.

Desde finales de enero se inició con la colocación de los letreros en áreas como cerro Santa Ana, cerro de El Carmen, Bellavista Alta, Bellavista Baja, San Eduardo, cerro Paraíso, Mapasingue Este, Urdenor, Mapasingue Oeste, Perimetral, Prosperina, Bastión, Flor de Bastión, cerro Jordán, Nueva Prosperina y la cooperativa Janet Toral.

Esta sería una segunda acción de este tipo que se ejecuta desde el Municipio en la ciudad, ya que hace pocos meses se instalaron letreros para definir las zonas con riesgo de inundación.

Publicidad

En Mirador de Tarqui, la lluvia de la madrugada del lunes pasado arrastró desde diferentes puntos de lo alto del barrio ramas y troncos secos de árboles e incluso basura.

Esto se sumó al polvo y tierra que se levantó de varias calles a las que desde diciembre se les retiró la capa asfáltica.

Publicidad

San Eduardo está dentro de los sectores en donde se colocará señalética como zona de riesgo de deslizamiento. Foto: El Universo

Según José Floreano, morador de la cooperativa desde hace más de 30 años, más allá del miedo de que “el cerro se venga con todo”, está la preocupación por la obra que consideran inconclusa y por los desechos acumulados que bajan del cerro.

“Lo que más queremos es que se vea que los desechos y la tierra que se levanta de la calle que está sin la capa de encima se va lavando y yendo hacia las rejillas. Somos afectados los que estamos arriba de la cooperativa, pero más son los de abajo”, dijo.

Una moradora del sector, pero de la zona baja, dijo que durante la temporada invernal ha debido estar pendiente de que dos sumideros que quedan cerca de su vivienda no se tapen.

‘Pensé que era un terremoto’: familias en El Fortín afectadas con el colapso de un muro y una casa por lluvias en Guayaquil

“Es un material como cemento que con el agua se hace como una pasta, además de las ramas y todo. Uno barre, pero creo que tiene que ver con los trabajos de más arriba”, señaló la mujer.

Publicidad

Según la moradora, hace falta que el Municipio haga una poda y haya más cuidado de las zonas con árboles.

“Nosotros hemos plantado árboles y a veces hacemos nosotros las limpiezas, pero esto es un cerro y nos ponemos en peligro. Quisiéramos que vengan a dar mantenimiento a estos árboles que ayudan en parte a frenar que el agua baje con fuerza cuando llueve”, indicó Sara Lara, otra moradora.

En este sector permanecen activos los comités comunitarios de Gestión de Riesgos, a cuyos miembros la Municipalidad brinda capacitación constante en medidas de protección, primeros auxilios, rutas de evacuación, entre otros temas. (I)