No solo es que no hay las dosis completas del esquema nacional de vacunación del Ministerio de Salud Pública (MSP), sino que ahora ni el personal está completo en los centros de vacunación dispuestos para la inmunización de los niños en Guayaquil.

Padres de familia del sector del Guasmo norte y sur lamentaron que por más de dos semanas la respuesta sea que las licenciadas están vacunando contra el COVID-19 y que esa es la prioridad dispuesta.

Marilyn es una de las madres perjudicadas. Ella tiene un bebé de 4 meses y busca la pentavalente. “El día lunes pasado fuimos y nos dijeron que la chica no iba a vacunar, porque la enviaron a vacunar a personas para el COVID-19 en la UPS... Nos dijeron que esa es la prioridad ahora... Luego, fuimos el día jueves y nos dijeron que aún nada, que posiblemente el lunes, pero tampoco”, lamentó ella.

Personal que labora en centros de salud del Guasmo coincidió en que sí hay algunas dosis, pero que las licenciadas responsables del estocaje están dispuestas para la inmunización contra el COVID-19 y no saben hasta cuándo, por lo que mantienen suspendido el servicio de vacunación pediátrica o se designa un día a la semana para ese tipo de inmunización.

Publicidad

Pedro, suegro de Marilyn, agregó que él se ha ido a recorrer otros tres dispensarios en el Guasmo sur y que le comentan que llegan pocas dosis y se agotan de inmediato, por lo que siguen buscando cómo inmunizar al pequeño de la familia.

Esta peregrinación la viven a diario las familias. Por ejemplo, Jorge y su esposa salieron con su bebé de 3 meses a las 06:00 para inmunizarla con las dosis de pentavalente, poliomielitis, neumococo y rotavirus. Recorrieron siete centros de salud en el suburbio y sur de la ciudad, y solo consiguieron inmunizarla con la pentavalente en todos esos intentos en un día.

“Hay que hacer público esto. Los bebés están sufriendo y nosotros también, porque nos desesperamos que por más que recorremos los centros no hay las vacunas, nos dicen ‘esperen para verificar’; perdemos tiempo y nada”, lamentó.

Acotó que incluso ante esta escasez hizo el intento de buscar a nivel privado las dosis. “No todos tenemos los recursos para comprar las vacunas por fuera, las están vendiendo a entre $ 80 y $ 120 cada vacuna; si yo tuviera lo haría por mi hija, pero en este momento no estoy bien económicamente”, lamentó.

Hace un mes, el Ministerio de Salud recibió 330.000 dosis de pentavalente que fueron distribuidas en las nueve coordinaciones zonales para inmunizar a los niños contra la difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B y Haemophilus influenzae. Estas dosis se colocan a los dos, cuatro y seis meses de vida; y al año y medio se administra el refuerzo, según el esquema del MSP.

Este Diario solicitó información sobre la vacunación pediátrica al MSP, pero hasta el cierre del reportaje no hubo respuesta.

Publicidad

Sin vacunas hay temor y desconocimiento

El médico pediatra Vladimir Vélez comentó que a su consultorio privado llegan muchos padres de familia con angustia por no haber accedido a la inmunización en los primeros seis meses de vida. Él comentó que la demanda particular incrementa semana a semana, por lo que es evidente el déficit a nivel ministerial; sin embargo, los costos son elevados por precios de importación, por ejemplo, la hexavalente: $ 90, la de neumococo: $ 95.

Comentó que atendió a una madre con una bebé de 7 meses que solo había alcanzado a recibir una vacuna en el centro de salud y que preguntaba si era realmente importante que se ponga las vacunas, porque en los subcentros no hay, y no había alcanzado a acudir otra vez. “No alcanzó a ponerle todas las vacunas justamente por el trámite y la falta de dosis. Ella me preguntaba que si ahora podría ponerle las vacunas al año, entonces me di cuenta de que hay ese vacío, ese desconocimiento en los papitos, porque la inmunización es muy importante”, dijo.

Vélez explicó que cada aplicación de la vacuna en los bebés es una fortaleza inmunológica. “Los nenes que no tienen ese escudo de protección son entes ávidos a ser golpeados por gérmenes que el cuerpo de ellos no está preparado para recibir. Esto en pandemia se convierte en un factor epidemiológico de riesgo”, indicó.

Acotó que a su centro médico privado han llegado desde Galápagos a inmunizarse justamente por la escasez de dosis, y que la demanda es tan grande que incluso a nivel privado está escasa la dosis de hexavalente, que es similar a la pentavalente que administran a nivel público. (I)