Los cuencanos salen de sus casas desde el fin de semana anterior con sombrillas y ropa abrigada debido a las bajas temperaturas que llegaron a 5 grados centígrados en las madrugadas, y por las lluvias que se registraron en diferentes sectores de la ciudad.

“Son días de precipitaciones normales, más bien empezaron con retraso ya que el verano de este año fue más extenso que el del 2012 pues empezó en diciembre y terminó la semana anterior, pese a que se esperaban las lluvias desde los primeros días de abril”, afirma Josué Larriva, técnico de la Unidad de Gestión Ambiental de Etapa.

Además pronostica un mayor periodo de lluvias hasta mediados de junio, cuando normalmente empieza la temporada de vientos.

Por su parte Homero Jácome, técnico del Instituto Nacional de Metereología e Hidrología (Inamhi), dio a conocer que el nivel de lluvia se incrementó un 26% a las previstas entre abril y mayo y también pronostica lluvias hasta junio.