En 21 días de operaciones, cerca de 145 mil personas han utilizado los terminales terrestres interprovinciales de Quitumbe, al sur, y Carcelén, al norte de Quito. Desde el 2 de septiembre, las operadoras de transporte terrestre cubren el 40% de sus rutas con un aforo máximo de 75% en cada unidad.

Según la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP), institución que administra estos terminales, los destinos con mayor demanda son capitales de la Sierra centro y ciudades del norte del país. El promedio del terminal Quitumbe es de cuatro mil pasajeros diarios y en Carcelén, entre dos y tres mil viajeros diarios.

Sin embargo, para el gerente de terminales y estacionamientos de la EPMMOP, David Dávalos, el nivel aún es bajo en comparación al movimiento que tenían las terminales antes de la pandemia. Aproximadamente 19 mil personas utilizaban diariamente el terminal de Quitumbe y 13 mil en Carcelén antes de la llegada del coronavirus.

Las medidas de prevención para evitar el contagio de COVID-19 se mantienen desde las puertas de ingreso hasta la salida de las unidades. Las personas que no porten mascarilla no se les permite el ingreso a las instalaciones, dijo Dávalos. (I)