A casi un año de la llegada del temible coronavirus, ya hay vacunas aprobadas que empiezan a ser aplicadas a las poblaciones más vulnerables y esto genera mucha expectativa en la humanidad, preguntas y dudas con respecto a los efectos no deseados.

Al respecto los laboratorios Pfizer y Modernas, que son los responsables de las dos formulaciones aprobadas hasta el momento en el mundo, aseguran que sus vacunas son seguras y efectivas, y para secundar sus argumentos, un comité conjunto de vacunación e inmunización (JCIV sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EEUU elaboraron un informe en el que indican los grupos de riesgo que deben evitar ponérsela.

En el primer grupo, la vacuna de Pfizer y su socio BioNTech no se utilizará en los menores de 16 años, debido a la escasez de información sobre el uso de las dosis en los adolescentes, así como ningún dato en los niños más pequeños debido a que no se hicieron estudios en el mundo en estos grupos.

La vacuna únicamente se podrá administrar a aquellos niños que presenten un riesgo extremo de enfermedad o exposición a ella, con resultados graves, como pueden ser los niños con discapacidades neuronales, según los expertos.

En el caso de las personas inmunodeprimidas, que es cuando el sistema inmune no hace sus funciones es cuando se dice que la persona está inmunodeprimida, inmunosuprimida, o inmunocomprometida.

El JCIV (Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en sus siglas en inglés) aseguró en su informe que aquellas personas “que clínicamente son extremadamente vulnerables, tengan algún grado de inmunosupresión o sean inmunodeprimidas” no se pongan la vacuna, porque “es posible que no respondan bien a ella".

Además, aquellas personas que presenten problemas de coagulación o pacientes que tomen algún tipo de anticoagulante tampoco deben recibir la vacuna, ya que se sabe que es contraproducente la administración de la inyección instramuscular, “a menos que el beneficio supere el riesgo potencial”, según el propio laboratorio Pfizer asegura en el informe de resultados de su Fase III que publicó en Canadá.

Finalmente, aquellas mujeres en estado de gestación tampoco deberán vacunarse por falta de estudios, datos y conclusiones para garantizar la seguridad en este grupo de población.

De la misma manera, se recomienda a aquellas que tengan sospechas de un embarazo o tengan planes de de uno tres meses después de la primera dosis, que no soliciten la vacuna. (S)