Con una pandemia que el año pasado trastocó las reuniones navideñas entre amigos y familiares, las oportunidades de consumo de ciertos productos que tienen salida en el último trimestre se vieron reducidas.

El esponjoso pan de Pascua está entre esos productos ligados a la Navidad que el año anterior no alcanzaron los niveles de consumo de temporadas pasadas. La pandemia impactó a la categoría por la incertidumbre que rodeaba la época, dicen fabricantes.

Sin las fuertes restricciones y con medidas más relajadas por el avance de la vacunación, las cadenas de panaderías y los panificadores industriales esperan que la demanda de pan de Pascua de este año pueda repuntar y ser mayor que el 2020.

La producción de panes de Pascua arrancó en algunas empresas entre la quincena y finales de septiembre. Esas primeras producciones ya comenzaron a exhibirse en las perchas de los supermercados y panaderías de Guayaquil y Quito.

Publicidad

María Gabriela Rodríguez, gerenta categoría pan de Moderna Alimentos, dice que este año se ve una activación anticipada frente al año pasado, que tuvo restricciones que afectaron el consumo.

“Esperamos que la demanda de pan de Pascua crezca de manera significativa, ya que el 2020 fue un año de muchas restricciones para el consumidor”, indica Rodríguez.

Ofertas de Navidad ya se ven en escaparates de los negocios a más de cuatro meses de la fecha

Esta industria estima que el mercado local demanda una cantidad aproximada de 3 millones de unidades de panes de Pascua.

La elaboración de pan de Pascua en Bimbo arrancó a mediados de septiembre. Cortesía

Los fabricantes prevén que la demanda crecerá porque al no existir restricciones, las reuniones entre familias y amigos tomarán relevancia y eso se convierte en una oportunidad para aumentar las ocasiones de consumo de estos productos.

La región Costa representa el mayor consumo de pan de Pascua. La provincia de Guayas lo lidera, seguida de Manabí, según datos de productores.

El Grupo Bimbo, que arrancó su temporada de pan de Pascua a mediados de septiembre, refiere que este año el reto es desarrollar el consumo y valorizar la categoría, ofreciendo novedades en temas de sabores, rellenos y licencias.

Publicidad

“Sin duda la expectativa es que la demanda este año sea mayor... Este 2021 esperamos un ambiente diferente, lleno de optimismo y muy esperanzador, que sin duda traerá buen desempeño no solo para categorías como Pascua, sino para el mercado en general”, indica Randall Quesada, gerente de Bimbo Ecuador.

En el mercado juguetero local hay muñecos que llevan más de 50 años fabricándose

Según el ejecutivo de esta empresa, el gramaje de mayor demanda en el país está entre 450 y 500 gramos, pues es la presentación que más se acomoda al momento de consumo.

De hecho, en ese rango se focaliza la mayor producción de las marcas locales, aunque en los últimos años también se ha diversificado la oferta de formatos para consumo individual.

En Ecuador, la compra media de este producto es en promedio dos unidades. La dinámica de consumo se va incrementando a medida que se acercan las festividades.

Las estanterías de los supermercados locales, que también compiten en esta categoría con marcas propias o denominadas marcas blancas, muestran opciones de panes de 400 gramos desde $ 1,99.

Tía, por ejemplo, tiene bajo sus sellos propios opciones de 400 y 600 gramos elaborados por la compañía Pastelo. Desde hace varios días tiene adecuadas estanterías especiales en las que destacan sus productos de Pascua con gotas de manjar y frutas confitadas. También vende una presentación individual de 60 gramos en $ 0,79.

Dentro de los locales de la cadena California se expende el pan de Pascua navideño desde $ 2,50. También se comercializa una variedad con chispas de chocolate. Otras panaderías del norte y centro también están sacando anticipadamente sus alternativas.

A pesar de los incrementos de las materias primas y los fletes, productores refieren que están realizado esfuerzos por mantener el precio de los productos. (I)