Ecuador ha enviado de vuelta a Colombia a trece reclusos que estaban detenidos en cárceles ecuatorianas.

Este grupo es parte de 131 colombianos que el Gobierno trata de deportar tras una decisión adoptada por la administración de Daniel Noboa.

Deportación de 1.500 presos extranjeros comenzará esta semana, anuncia el presidente Daniel Noboa

Según el Gobierno, Ecuador ha hecho la entrega de 131 expedientes de personas privadas de libertad de nacionalidad colombiana para continuar con su proceso de traslado.

Publicidad

“Una vez efectuadas las coordinaciones interinstitucionales entre las dos naciones se ha materializado el traslado de trece ciudadanos de nacionalidad colombiana hasta su país de origen”, indicó el Gobierno.

Publicidad

Esta decisión, según el régimen, está amparada en el marco de lo contenido en el Convenio sobre Tránsito de Personas, Vehículos, Embarcaciones Fluviales y Marítimas y Aeronaves, del 18 de abril de 1990, suscrito entre las dos naciones; así como en el Reglamento Sobre el Procedimiento de Repatriación de Personas Sentenciadas, del 7 de abril de 1994.

Gobierno inicia el proceso para la repatriación de presos extranjeros

“El Estado ecuatoriano está a la espera de la pronta respuesta de las autoridades de la República de Colombia con el fin de cumplir efectivamente con el traslado de los restantes 118 ciudadanos de nacionalidad colombiana”, indicó.

El Gobierno ha indicado que apreciará en alto grado la cooperación del Gobierno de la República de Colombia para la aplicación ágil y eficaz del convenio bilateral antes mencionado, así como de su reglamento y “de esta forma consolidar la relación bilateral a través de los mecanismos de cooperación internacional entre las dos naciones”.

En enero pasado, el presidente Daniel Noboa anunció las deportaciones de 1.500 ciudadanos extranjeros que se encuentran cumpliendo condenas dentro de los centros penitenciarios del país.

Publicidad

El mandatario anunció que se comenzará con los ciudadanos de Colombia, Venezuela y Perú, por ser los países más cercanos. Explicó que posteriormente seguirán con las deportaciones de extranjeros de países más lejanos.

Noboa subrayó en esa ocasión que estas deportaciones ayudarán a reducir el hacinamiento dentro de las cárceles, y rechazó que actualmente se gaste más en la alimentación de estas personas privadas de la libertad (PPL) que en el desayuno escolar de los niños del país. (I)