La Coordinadora Ecuatoriana de organizaciones para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (Cedenma) pide a los legisladores de la Asamblea Nacional que acepten la prohibición de un año para el comercio de la pesca incidental de cuerpos o partes de tiburones, rayas y de cualquier especie protegida o amenazada en peligro de extinción.

Este tema será tratado por los asambleístas como parte de las reformas al Código Orgánico del Ambiente, en segundo debate, mañana jueves 2 de septiembre.

Durante el primer debate, que se dio el pasado 25 de agosto, ya se discutió sobre esta propuesta, que figura en la disposición transitoria cuarta. Sin embargo, los asambleístas podrían archivarla, ya que —según explica Cedenma en un comunicado— habrían intentado modificar el sentido de la moratoria, expresando que esta puede afectar a los pescadores artesanales.

Cedenma aclara que esta moratoria está dirigida solo a la pesca de tiburón y a las especies protegidas o en peligro de extinción. “La ley vigente que prohíbe la pesca de estas especies, por lo tanto, la moratoria no puede significar una afectación a la pesca artesanal”, refiere este organismo, que insta a los legisladores a proteger la biodiversidad de los océanos y salvaguardar a los tiburones, que son fundamentales para el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos.

En las votaciones del pleno, en primer debate, se eliminó la prohibición del palangre (tipo de pesca) y se mantuvo la moratoria temporal para la comercialización de tiburones en el proyecto de reforma.

La organización insiste, además, en que están a la espera de las respuestas del Gobierno sobre las más de 26 toneladas de aletas de tiburón allanadas en Hong Kong, provenientes de Ecuador. “La repercusión que la impunidad de sus ejecutores podría tener sobre las iniciativas nacionales y regionales para el control y lucha contra el tráfico de vida silvestre y el delito organizado afectará al bienestar de las especies y aguas ecuatorianas”, señala Cedenma. (I)