Puente Internacional Rumichaca

El bloqueo del puente internacional de Rumichaca anunciado por la Asociación de Comerciantes de la Frontera (Aceprof) de Ipiales se inició este lunes 4, a las 05:00, en el lado colombiano. La medida impide que exportadores e importadores movilicen cargas por el viaducto binacional.

El último sábado hubo un gran movimiento de tractocamiones desde ambos países. Sus ocupantes pugnaban por descargar mercancías en las bodegas de Tulcán e Ipiales. Este lunes, los comerciantes ipialeños no permitieron la circulación entre las dos naciones.

Omar Benavides, quien es parte de Aceprof, dijo a EL UNIVERSO que la protesta será indefinida hasta que Ecuador decida abrir este paso fronterizo. “Es una vigilia larga, contamos con los recursos para aguantar hasta que el Gobierno de Ecuador libere esta frontera, cerrada hace 18 meses”, agregó Benavides.

Unos 150 comerciantes colombianos aseguran que amanecerán en el lugar, aguantando frío, pero con la esperanza de que las autoridades ecuatorianas atenderán este pedido con el que se aspira a salvar de la quiebra a más de ocho mil negocios que dependen de los compradores ecuatorianos.

Lina Montenegro, vocera del sector comercial de Ipiales, señaló que el cierre sostenido de la frontera por parte de Ecuador es arbitrario, ya que solo busca impedir el paso de compradores ecuatorianos hacia Ipiales y Pasto. Además lamentó que para el paso de carga internacional de mercancías, la frontera nunca haya sido cerrada.

En Carchi, 121.531 personas han recibido las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19; en Ipiales ha sido inoculado el 75 % de sus habitantes. Los organizadores de esta protesta insisten en que la salud no debe ser un pretexto para abrir Rumichaca, porque tanto en Tulcán como en Ipiales la población tiene altos porcentajes de inmunización.

Se estima que diariamente entre las 08:00 y las 16:00 circulan 400 camiones con diversas mercancías que van a Colombia o entran al Ecuador.

Walter Maroto, subcomandante de la subzona de Policía Carchi, señaló que hubo paso normal para los vehículos pesados; sin embargo, ninguno cruzó la frontera. Conductores consultados comentaron que no pasaron al otro país para así evitar cualquier tipo de ataque o represalia de los manifestantes. (I)