Una familia del cantón La Libertad profesa la religión evangélica hace un año. Ellos han decidido no vacunarse contra el COVID-19 por sus creencias.

Otros parientes los han motivado para que se apliquen las dosis, pero se mantienen en negativa, pues alegan que “están bendecidos por Dios”.

Como esta familia, en la península de Santa Elena hay otras que esgrimen motivos religiosos para no vacunarse. En ese sector del país, a más de católicos, existe una población evangélica importante, especialmente en Santa Elena, La Libertad y las comunas del norte.

Ellos son parte de un porcentaje de la población de la provincia que no se ha vacunado contra el virus. No obstante, a más de los motivos religiosos confluyen otros que alimentan las estadísticas de los no vacunados. Entre ellos cabe mencionar la ubicación geográfica, los mitos, la desinformación en redes sociales, pero también por las diferentes versiones que da el personal de salud.

Publicidad

Antes de festividades, COE nacional tomará resoluciones y hará pedidos a gobiernos locales

De las provincias de la Costa, Santa Elena es la que tiene el porcentaje más bajo respecto a la población vacunada. A nivel nacional está en el antepenúltimo puesto, solo superando a Pastaza y Morona Santiago. Santa Elena tenía esta semana el 54 % con esquema completo.

Las dudas de la población y hasta la desinformación que circula han contribuido a que unos retrasen la vacunación. Katiuska se convirtió en madre primeriza hace cinco meses, pero recién logró vacunarse hace menos de un mes, pese a que su interés por obtener la dosis fue constante.

Ella sostuvo que abrigó muchas dudas por la diversa información que le daba el personal en los centros de vacunación. “Que debía esperar a que el bebé tenga tres meses de nacido, que si me vacunaba no podía dar de lactar después de 24 horas, y otros me decían que hasta 72 horas. En ciertos lugares me decían que solo debía aplicarme Sinovac; en otros, que cualquier vacuna. Todo esto me generó bastantes dudas”, comentó.

Lourdes Novillo, directora distrital de Salud 24D01 Santa Elena, dijo que todas las vacunas son seguras y, en el caso de las embarazadas, la aplicación se pueda dar a partir del tercer mes de gestación sin ningún riesgo.

Dijo que el porcentaje de personas vacunadas sale un poco bajo porque hay un grupo de edad (de 5 a 11 años) al que recién se le está aplicando la vacuna. La primera dosis se le ha aplicado a un 50,78 %, mientras que la segunda solo al 2,30 %, debido a que no se cumple todavía el periodo de espera.

Más de medio millón de personas han recibido dosis de refuerzo anti-COVID-19 desde octubre

Esto mientras que más del 80 % de la población mayor a 30 años ya ha sido inoculado. ”Lo que conseguimos con la vacunación (es que las personas que contraen el virus) no lleguen a terapia intensiva”, dijo Novillo.

Publicidad

El Distrito de Santa Elena tiene puntos de vacunación en sus 23 unidades operativas, que atienden de lunes a viernes, y en algunos casos los fines de semana. También se impulsan brigadas para llegar a sitios de difícil acceso en la zona peninsular.

Durante los últimos días, la ministra de Salud, Ximena Garzón, ha instado a la población a vacunarse. Los casos de coronavirus están al alza en varias ciudades.

De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública (MSP), al 4 de noviembre hubo 518.589 casos; en tanto que hubo 529.349 al 5 de diciembre.

En unos quince días se teme que se sientan los efectos epidemiológicos de las festividades de Quito.

En algunos actos de celebración hubo aglomeraciones y no se respetaron las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento social o el uso de la mascarilla.

Vacunación a niños

La ministra de Salud dijo que el Gobierno analizará la posibilidad de vacunar a niños a partir de los 3 años que estén escolarizados, tal como lo han hecho otras naciones, como Colombia y Chile.

Actualmente, Ecuador se encuentra aplicando dosis de refuerzo a quienes hayan recibido su segunda dosis hace seis meses. Este proceso se adelantó debido al avance de la variante ómicron en el mundo.

Más de 555.580 personas han recibido la dosis de refuerzo contra el coronavirus hasta el 6 de diciembre, según el vacúnometro, una herramienta creada por el Ministerio de Salud Pública para ver cómo marcha el plan de vacunación.

El proceso arrancó en octubre pasado con personal sanitario, en noviembre con personas de la tercera edad así como pacientes con enfermedades inmunosupresoras y desde el 1 de diciembre para la población en general mayor a 18 años ante la amenaza de la variante ómicron.(I)