Los teléfonos se comercializan hace 40 años. GSMA, una organización de operadores móviles, reveló que existen más de 5.000 millones de equipos móviles en desuso. Esta cantidad de teléfonos podrían darle la vuelta al planeta 17 veces si se los coloca en fila. Estos elementos son un contaminante para el medioambiente, por lo que su reciclaje es una opción ecoamigable y útil.

Según datos de BNamericas, hasta el año 2021 Claro encabezaba el mercado ecuatoriano con una cuota del 51,7%, seguida de Movistar con una participación del 30,7%. Ambas telefónicas cuentan con programas de reciclaje para reducir el impacto de estos residuos tecnológicos en Ecuador.

Cómo alargar la vida útil de los aparatos electrónicos y finalmente reciclarlos correctamente

Un celular que ya no funciona es un desecho electrónico, compuesto por plástico, cobre, vidrio, cerámica y metales, como el zinc, plomo y aluminio, cuyo 95 % de piezas son reciclables.

Publicidad

En el caso de Movistar, la empresa se ha propuesto ser una compañía Residuo Cero en 2030 y cuenta con un programa de reciclaje dirigido tanto a clientes como a otros usuarios, disponible en todas sus tiendas a nivel nacional.

Ecuatorianos desconocen formas de desechar residuos electrónicos que pueden reciclarse

Los usuarios podrán encontrar ánforas de reciclaje para depositar el dispositivo en desuso, para que Telefónica Movistar se encargue de la gestión integral de los aparatos. Los equipos que pueden ser entregados en las tiendas Movistar para reciclaje son celulares completos, con o sin batería, tabletas y módems.

En la fase inicial los equipos eléctricos y electrónicos son sometidos a un proceso de trituración y separación de componentes; después se clasifican aquellos componentes reciclables, no reciclables y peligrosos, en función de ellos se procede a integrarlos en otros procesos productivos sean locales o fuera del país.

Publicidad

Ánfora de reciclaje Claro. Foto: Cortesía.

Por su parte, Claro también cuenta con ánforas de reciclaje. Inicialmente los equipos son recolectados y almacenados temporalmente hasta ser entregados a un gestor ambiental. Este se encarga de la separación primaria y destrucción de las partes, Posteriormente, los circuitos electrónicos son enviados a plantas de reciclaje en el exterior. Los elementos son insertados en un nuevo ciclo productivo. (I)


Publicidad