Dos hombres fueron asesinados con múltiples disparos en la ruta E35, en la parroquia rural de Píntag, perteneciente a Quito. Otras dos personas, que los acompañaban, lograron salvarse pese a que también recibieron impactos de bala en sus extremidades; ellos se encuentran hospitalizados y con resguardo policial.

El crimen ocurrió la tarde del 9 de junio de 2021, entre las 16:30 y las 16:45, a poco más de un kilómetro de distancia del peaje que se encuentra por el sector de Tolontag.

Las víctimas mortales y sus acompañantes circulaban en dos vehículos, un SUV de color negro y una camioneta roja doble cabina. De acuerdo con las investigaciones preliminares, el grupo viajaba desde Santo Domingo de los Tsáchilas. A la altura del peaje uno de los vehículos tuvo un desperfecto técnico en plena vía, así que con el otro automotor lo remolcaron.

El comandante del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ), el general Alain Luna, contó que metros más adelante el vehículo volvió a presentar una falla que obligó a los conductores a detenerse para bajarse a revisar qué pasaba. En eso, añadió el oficial, apareció un tercer vehículo, de color blanco, del cual descendió un sujeto que abrió fuego contra las personas. A minuto seguido, asomó un cuarto auto y, de igual forma, otro hombre salió para disparar a los viajeros, concluyó Luna.

El comandante puntualizó: “Los ciudadanos heridos tendrán que dar la versión de a dónde iban a trasladarse, porque, inicialmente, uno de ellos manifestó que iban a Píntag a comprar electrodomésticos”.

Luna mencionó que, de acuerdo a datos preliminares, las cuatro personas atacadas son ecuatorianas y tres de ellos presentan antecedentes. “Los crímenes de sicariato, son crímenes selectivos, no es el tema de que falta patrullaje (en la ruta)”, señaló.