MANTA, Manabí

Dieciocho meses duró una investigación de la Policía Nacional, que terminó con lo que se dijo era una organización delictiva que se dedicaría al transporte ilegal de combustible en altamar, según la información preliminar y las evidencias encontradas por los uniformados.

Para esto se ejecutó el operativo denominado Impacto 863, en el que estaban las coordinaciones de Policía de la Zona 1 (Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos) y la zona 4 (Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas). En estas acciones intervinieron también delegados de la Fiscalía General del Estado y se contó con el apoyo y logística de guardacostas de la Armada del Ecuador, se indicó.

La Unidad de Lucha Contra el Crimen Organizado (ULCO) analizó las actividades que esta organización realizaba en los puertos de Manta y Jaramijó y también en puntos estratégicos en altamar para presuntamente proveer de combustible en forma ilícita a otras embarcaciones.

Publicidad

Para el transporte del combustible, utilizaban un barco, de nombre José Miguel. Y según versiones reservadas se lo habría empleado para el reabastecimiento de lanchas rápidas que posiblemente transportaban droga, con la modalidad de arrastre hasta pasar al norte de las islas Galápagos.

El jueves último, la nave fue detenida junto a cuatro lanchas, de las cuales dos no constaban en el zarpe del barco y tampoco tenían la autorización para navegar.

Armada retiene en Manta 1.194 galones de gasolina artesanal

Al inicio hubo 17 personas aprehendidas durante el operativo donde se encontraron 546 galones de combustible de más en la embarcación principal.

La fiscal de turno, Alexandra Bravo, dijo que de los 17 aprehendidos, seis quedaron libres y al resto se les abrió el respectivo proceso. De estos últimos, a ocho de los procesados se les dictó medidas sustitutivas a la prisión y tres quedaron en prisión.

A más del barco y las cuatro lanchas, fueron decomisados más de 500 galones de combustible, así como tres teléfonos satelitales, diez teléfonos celulares y $ 9.390.

Rodny Chávez, jefe de la subzona de policía de Manabí, confirmó que de acuerdo a las investigaciones, esta organización abastecía de combustible a otras lanchas dedicadas a actividades ilícitas. (I)