Comprar una casa o departamento es una de las decisiones más importantes de una persona o familia. Requiere de un análisis profundo, desde los ingresos económicos hasta la elección del lugar adecuado, porque en algunos casos es donde se habitará toda la vida o el bien que se heredará a los hijos.

Tres expertos en el tema detallan una serie de recomendaciones para elegir el inmueble adecuado y apegado a las necesidades del usuario.

Valeria Burneo, jefa de ventas externas de Uribe Schwarzkopf, resalta que la ubicación es primordial porque define el valor actual y la proyección futura del inmueble.

Publicidad

Vivienda nueva o usada, ¿cuál es más conveniente?

Para Giovanni Burgos, gerente comercial de Dibiens S. A., también es necesario fijarse si la ubicación ofrece servicios complementarios como centros de comercio, juegos infantiles y áreas recreativas.

Pero además de este conjunto de recomendaciones, según Daniel Elmir, CEO de Elmir Constructores, advierte de que las personas deben concentrarse en la búsqueda de una vivienda o departamento de calidad, al igual que sus áreas comunes y sobre todo comprobar la seriedad de la constructora para así invertir con seguridad.

A continuación diez recomendaciones a tener en cuenta:

1. Analizar tus ingresos

De acuerdo con Burneo, no se puede comprometer más del 30 % de los ingresos para el pago de la cuota de una vivienda o departamento. Por ejemplo: si el sueldo es de $ 1.200, se pagaría un valor mensual aproximado de $ 360, lo que sustituiría un arriendo.

Publicidad

Se sugiere ese porcentaje porque en el hogar también hay que cubrir otros rubros como servicios básicos, alimentación, transporte y educación.

¿Existe un momento ideal para comprar una vivienda?

Para Burgos puede ser hasta el 40 %. Por ejemplo: con un sueldo de $ 1.000 se puede comprometer $ 400. “El cliente siempre puede destinar el 40 % máximo de su ingreso mensual familiar para la adquisición de un bien inmueble, sea casa o departamento… para que así cumpla con la variable que exigen las instituciones financieras para otorgarle este préstamo”, comenta Burgos.

2. Escoger la ubicación adecuada

Luego de analizar los ingresos llega el momento decisivo: escoger el sitio. Según los expertos se debe ser minuciosos en este aspecto.

“Hay que preguntarse, ¿cuál es el sector donde nos movemos diariamente? Una ubicación cercana al transporte público es primordial en la decisión de compra”, dice Elmir.

Publicidad

Así también que haya un fácil acceso a centros comerciales, educativos, al lugar de trabajo y que se avizore como un sector de inversión.

Pagar la entrada de una vivienda o viajar a Qatar, entre alternativas de ecuatorianos para usar las utilidades

“En el momento que quieras cambiar esa unidad por otra la venta se va a hacer fácil porque compraste en una buena ubicación y con buenos acabados. No es algo que te va a atar hasta el fin de tus días. Va a ser fácil la venta para adquirir lo que en ese momento estás buscando. Entonces, cuando analizas la ubicación estás evaluando por dónde la ciudad se va a desarrollar”, asegura Burneo.

3. Decidirse por una casa o departamento

Este punto depende de las necesidades y gustos del usuario. Por ejemplo, si es una casa de una o más plantas se buscará al menos tres habitaciones, cuarto de lavandería, sala, comedor, baños, garaje y un patio amplio.

Si es un departamento, puede tener los mismos aspectos sin contar el patio, pero se sumaría un balcón. Aquí también se analiza en qué piso se desea comprar el departamento.

Publicidad

En ambos casos, de tratarse de un conjunto habitacional, es importante fijarse en áreas recreativas como parques, canchas de fútbol, zona de BBQ, entre otros. Y que cuenten con un plan de seguridad.

4. Determinar la permanencia

Es importante entender que una vivienda en principio no debería ser para toda la vida y que es bueno cambiarla en el tiempo de acuerdo a las necesidades, opina Elmir.

“Mi recomendación en el caso de inversiones es mantenerlas por un periodo no mayor a diez años y realizar un cambio. Es el tiempo más adecuado para maximizar las ganancias”, sugiere el experto.

Errores financieros que podemos evitar a los 20, 30, 40 y 50 años

Con esto concuerda Burgos, quien indica que actualmente los proyectos inmobiliarios no solo se refieren a casas o departamentos, sino a ciclos de vida. “Es decir, que tiene el proyecto que permita acceder a lo que yo como cliente requiero. Ejemplo, si soy una persona que está casada y tiene un hijo de nueve años, analizar qué escuelas y colegios están alrededor, qué accesos tengo yo a realizar mis actividades... pero hoy existen varias propuestas inmobiliarias que permiten ir cambiando después de unos años de tipo de vivienda”, comenta.

5. Elegir adecuadamente a la constructora e investigar sobre los acabados

Para Burneo, el punto clave es averiguar la trayectoria de una inmobiliaria. “Yo creo que lo importante es la cantidad de años que van construyendo, los proyectos entregados. No metas tu dinero para comprar en planos en una constructora que no tenga trayectoria”, recomienda.

Elmir agrega que, en esta búsqueda, es necesario investigar los permisos y aprobaciones de los proyectos. “Se debe analizar la trayectoria y solvencia de la empresa promotora para tener una garantía absoluta sobre el dinero que vamos a invertir”.

Los acabados para Burgos también son un asunto por considerar en esa indagación. Analizar la calidad de los materiales usados en otras construcciones como porcelanato en el piso, rastreras, vidrios, mesones de granito o cuarzo. “Todo debe ir acorde con calidad-precio que se está adquiriendo”, menciona.

6. Revisar los documentos antes de firmar

Burneo sugiere no entregar ninguna cantidad de dinero sin haber firmado una promesa de compraventa legalizada, la que debe ser revisada por el abogado del comprador.

Además, de acuerdo con Burgos, es importante solicitar documentos adjuntos a la promesa de compraventa como:

  • Planos de la unidad habitacional.
  • Planos de ubicación parqueo (si es un departamento).
  • Especificaciones técnicas (acabados).
  • Carta de promoción ofrecida al momento de compra.
  • Tabla de pagos acordado con las fechas y valores establecidos en la negociación inicial.

7. Consultar algunas especificaciones de la constructora

Antes de escoger un modelo de vivienda es importante estar seguros si se apega a necesidades y gustos. Hay casos en que los clientes desean cambiar en el camino. Entonces es importante consultar todos esos detalles y tener claro el panorama. Por ejemplo, Burneo indica que en Uribe Schwarzkopf hay la opción de elegir un diseño y hacerle modificaciones. Tales como la sala más grande y reducir el espacio de un dormitorio o viceversa.

¿Cuál es el momento adecuado para endeudarse?

8. Fijarse en la garantía

Para Burgos es indispensable realizar esta consulta incluso antes de la compra. “Toda construcción nueva tiene una garantía estructural de diez años por responsabilidad civil, al suscribir la compraventa definitiva automáticamente accede a esta garantía”, señala.

De hecho así se detalla en el artículo 1937 del Código Civil, en la tercera cláusula, que indica que si una vivienda o edificio sufriera algún tipo de daño en la infraestructura o la estructura, dentro de diez años, el profesional que hizo la obra será el responsable de reparar los problemas.

Según Elmir, la garantía viene ligada a la seriedad del constructor. “Los constructores serios entregan un manual de propietario en el cual se indican todos los periodos y condiciones para las garantías”, apunta.

9. Recordar que se pagará una alícuota

Las alícuotas se pagan en urbanizaciones o un conjunto habitacional para cubrir gastos de seguridad, mantenimientos de áreas comunes, entre otros. Si es una propiedad independiente, en un sector o barrio, no se contempla.

“La alícuota es importante y se la debe tener en cuenta desde el día uno para no tener sorpresas. A veces las personas piensan que solo pagando el crédito mensual ya están todos los gastos y no es así”, resalta Elmir.

Con esto coincide Burgos, quien indica que la alícuota es mensual.

Por ejemplo, en urbanizaciones de Daule, el valor oscila entre $ 60 y $ 80 mensuales. En Samborondón, se cobra por metro cuadrado, en algunos proyectos el costo es de $ 1,50 por metro cuadrado adquirido.

10. Tener en cuenta futuras adecuaciones

Se debe tomar en cuenta que las viviendas normalmente no vienen equipadas con mobiliario de sala, comedor o dormitorios, asimismo, hay adecuaciones de diseño interior que se hacen a gusto de cada cliente, manifiesta Elmir.

¿Cómo usar adecuadamente la tarjeta de crédito?

Frente a eso Burgos aconseja tener un presupuesto entre $ 3.000 y $ 5.000 para realizar trabajos de posentrega del inmueble. “Los más comunes se dan en el caso de casas en los patios donde adecúan el área de lavandería con techados acrílicos, zonas de BBQ con pérgolas, colocan césped sintético o jardines artificiales. En el caso de departamentos, más se usa este presupuesto para realizar divisiones internas de los clósets y anaqueles y colocar algún mueble adicional como bodega”, explica Burgos.

¿Cómo saber el sector ideal para comprar una vivienda o departamento?

Según Burneo, las ciudades más grandes son las adecuadas. En Quito, el sector de buena inversión es el centro-norte. “En los alrededores del parque La Carolina es muy demandado y apreciado. Cumbayá y Tumbaco también”, comenta Burneo.

Agrega que en Guayaquil, el puerto Santa Ana es un buen sector para invertir, al igual que en la playa.

En cambio, Burgos considera que la vía a Daule como en La Aurora es oportuno en viviendas y en departamentos, la vía a Samborondón.

“Debido a la apuesta de los promotores inmobiliarios privados al desarrollo de ambas zonas que han colocado una variedad de proyectos urbanísticos”, indica Burgos. (I)