Eran las 19:30 del miércoles 17 de agosto y un grupo de 17 personas me acompañaba por un sendero oscuro del Parque Histórico. Los niños abrazaban a sus madres y padres, en tanto que los jóvenes iban un poco más relajados.

La guía contaba que en el país existen muchas leyendas, como la dama tapada, la llorona o el temible tintín. Llevaba en la mano un candelabro y muy de cerca su ayudante alumbraba con una linterna el camino.

No pasaron ni dos minutos hasta que se escuchó un golpe muy fuerte e inmediatamente las personas gritaron. Desconocíamos de dónde venía, puesto que estábamos rodeados de árboles.

Publicidad

Tres de las más conocidas leyendas ecuatorianas de misterio y terror

Luego, seguimos por un camino de rieles hasta llegar a una casa de hacienda. Los lamentos y golpes a los ventanales y puertas provenían de ahí.

La guía contaba que en 1882 allí vivió la familia Seminario y con el tiempo convivieron otras y aquellas almas eran las que deambulaban en el interior y exteriores de la hacienda.

En ese momento, el público estaba más asustado y un niño advirtió: ¡Mami, tengo miedo! El grito de este menor se escuchó cuando sonaron unas campanas cerca del grupo de personas.

Publicidad

De la casa provenían lamentos, murmullos y golpes a ventanas y puertas. Foto: Belén Zapata Mora.

Debíamos entrar a la casa , pero al ingreso había una calavera, murciélagos, todo en alusión a la magia negra. El grupo iba muy unido y conforme subía las escaleras, los murmullos eran más intensos al igual que los golpes.

Ya en el primer piso solo se podía sentir la tensión de las personas. Estaba muy oscuro y de repente apareció una mujer caminando en círculos con un vestido blanco y su cabello medio largo. Ella era Juanita, una joven “embarazada por el tintín que quedó traumada”.

Publicidad

Pero no era la única mujer. Luego apareció otra con una mirada hipnotizante que subió las escaleras como una escena de la película El exorcista. La mayoría descendió rápido y salió de la casa.


El diamante de Guayaquil que no brilla: así es la playa de Chongón que impresiona y entristece

En un nuevo camino ya nos guiaba Pancha, la madre de Juanita, y volvimos a estar cerca de los árboles. De pronto, apareció un carbonero malhumorado y después una mujer con moretones en los brazos y rostro. Ella estaba lavando la ropa mientras lloraba y gritaba diciendo que su marido “la golpeó”.

Más adelante nos recibió Jacinto, el esposo de Pancha. Nos sentamos en unas gradas y empezó a contar que a su otra hija, Rosita, la perseguía el tintín y que ya estaba cansado de esa situación.

Publicidad

Solo un candelabro y una linterna iluminan el recorrido en el interior de la casa hacienda. Foto: Cortesía Dirección de Turismo de GAD de Samborondón.

Relataba que el tintín acariciaba el rostro y las piernas de su hija de 15 años. Y que seguía a las mujeres con cabello largo, cejonas y velludas. Algunas mujeres precavidas pero con disimulo recogieron sus cabellos en una cola en ese instante. El público estaba concentrado en el relato cuando de repente se escuchó un silbido y que tiraban piedras.

Ese era el tintín, un enanito con la nariz larga y orejas puntiagudas que escondía en su gran sombrero. El duende estaba llamando a Rosita, quien estaba dentro de la casa de madera y caña.

En medio de esa desesperación, Jacinto corrió a buscar a su compadre José y este le dijo que la solución es que Rosita cogiera una bacinilla y comiera de ahí, porque el tintín “es asquiento”.

Luego, se apagaron las luces y volvió el tintín con su risa escalofriante, y el público gritó. En ese momento persiguió a Rosita. Ella cogió la bacinilla e hizo como que comía de ahí y el tintín salió despavorido en medio de los árboles.

Entre otros detalles, así concluyó el recorrido del tintín, parte de la actividad nocturna denominada ‘Leyendas encantadas’, que realiza el Parque Histórico.

La característica del tintín es la nariz larga y orejas puntiagudas. Foto: Cortesía Dirección de Turismo de GAD de Samborondón.

Este es un proyecto que surgió del GAD de Samborondón a finales de 2021 y arrancó en abril de 2022 con la leyenda de la llorona, que duró hasta junio. A partir de julio hasta septiembre estará el tintín. Y después vendrá la dama tapada hasta diciembre.

Según Inés Mancero, directora de Turismo del GAD de Samborondón, cada leyenda dura tres meses y se realiza cada miércoles en dos funciones: 19:30 y 20:30. Las entradas pueden ser adquiridas en ventanilla o reservadas a través del correo reservasparquehistorico@samborondon.gob.ec. El valor es de $ 5 tanto para adultos como niños.

“La función dura 30 minutos como máximo y las leyendas son cortas. Lo que hacemos es fusionar parte de tradiciones y costumbres del montuvio o comportamientos de la época como el carbonero, las lavanderas”, explica Mancero.

Para la historia del tintín se usan la casa hacienda San Juan, la casa montuvia y el sendero de árboles. Se apoyan de parlantes, máscaras, luces y hasta se maquillan para recrear la leyenda.

Universo de libros: Obras de terror para leer en este Halloween

En esta obra actuaron más de diez personas y son trabajadores del parque o del área de turismo de la Alcaldía de Samborondón. “No somos actores. Cuando me reuní con los guías del parque, el apoyo fue unánime, también de guías, custodios, de la Dirección de Turismo. Lo hacemos porque nos gusta la actividad y la gente lo valora mucho”, dice Mancero, quien también actúa.

Este personal interpreta el papel de infiltrados, quienes generan el terror, enfocan las luces, ponen los sonidos y son parte del elenco principal, entre ellos, el tintín.

El elenco son trabajadores del parque y de la Alcaldía de Samborondón. Foto: Cortesía Dirección de Turismo de GAD de Samborondón.

A estos recorridos nocturnos han asistido entre 18 y 48 personas por horario. Fernanda Murillo salió asustada por el tintín. “Me parece una buena iniciativa donde las personas puedan conocer las leyendas y culturizarse un poco. Yo me asusté demasiado y salí corriendo, las personas pensaban que era del elenco, pero no era así. En verdad me dio mucho miedo”, asegura.

Josías acudió con un grupo de amigos con unas entradas que le obsequió su maestra por tener buenas calificaciones. “Ha sido muy dinámica. Y sí he escuchado sobre el tintín, mi abuelo me contaba que por donde él vivía se presentaba, incluso una tía lo vio”, menciona.

Para acudir a la obra se recomienda ser mayor de 12 años, llevar ropa un poco abrigada. Como el viento es constante, no hay mosquitos. El ambiente es agradable. (I)