La agencia de calificación de deuda Fitch indicó hoy que considera que las endeudadas promotoras inmobiliarias chinas Evergrande y Kaisa han entrado en una situación de suspensión de pagos después de que esta semana ambas compañías no abonasen las cantidades que adeudaban a sus bonistas ‘offshore’.

Fitch rebajó la nota de las dos empresas a "impago limitado" (RD), la penúltima en su escala, otorgada a los emisores de deuda que han incurrido en el impago de sus obligaciones pero que todavía no han dejado de operar ni han entrado en procesos de bancarrota o liquidación.

Tras semanas evitando sobre la bocina los impagos de sus bonos ‘offshore’, Evergrande se enfrentaba este lunes al final de una prórroga de 30 días para afrontar el pago de unos 82,5 millones de dólares en concepto de intereses de dos de esos lotes de deuda, uno con vencimiento en noviembre de 2022 y otro, un año después.

Aunque la compañía sigue sin pronunciarse al respecto, ya advirtió el viernes por la noche de que había recibido una demanda para pagar unos 260 millones de dólares de un aval en un momento en el que "no hay ninguna garantía" de que tenga fondos suficientes para cumplir con sus obligaciones financieras, algo que algunos medios interpretaron como un anuncio "críptico" de que finalmente iba a incurrir en el impago de sus deudas.

Publicidad

De hecho, Fitch aseguró hoy que ha tratado de ponerse en contacto con Evergrande para confirmar si ha efectuado esos pagos pero que no ha recibido respuesta, por lo que decidió "asumir" que la promotora había faltado a sus obligaciones.

El hombre más rico de China se volvió el ‘rey de las deudas’

La rebaja de la calificación también afecta a dos de sus subsidiarias, una de las cuales actuaba como avalista en los bonos que, para Fitch, han marcado el primer impago oficial de la deuda de Evergrande en el exterior.

En otro comunicado también publicado hoy, Fitch explica que Kaisa no pagó los 400 millones de dólares de un bono 'offshore' que venció este martes y que la compañía -que congeló ayer la cotización de sus títulos en la Bolsa de Hong Kong- trató sin éxito de prolongar.

La agencia de calificación también intentó confirmar con Kaisa si finalmente había efectuado el citado pago, obteniendo el mismo resultado que con Evergrande.

Riesgos de insolvencia

El impago podría generar para las dos compañías una situación de 'cross-default' ("insolvencia cruzada"), en la que el incumplimiento con un solo acreedor basta para que otros puedan reclamar la devolución de sus préstamos.

Según informó recientemente el portal de noticias económicas Caixin, Evergrande tiene una deuda 'offshore' de más de 19.000 millones de dólares.

Publicidad

En el caso de Kaisa, las cuentas corporativas sitúan la cantidad en 11.275 millones de dólares, lo que, según algunos medios, hace de ella la segunda mayor emisora de deuda 'offshore' entre las promotoras chinas.

Kaisa debía pagar el martes 400 millones de dólares (353 millones de euros) en concepto de intereses.

El grupo había advertido ya la semana pasada que corría el riesgo de impago.

Kaisa, que cuenta con 17.000 empleados, fue el primer grupo inmobiliario chino en incumplir los bonos en dólares en 2015.

La agencia de calificación también habla de la “incertidumbre” sobre los anunciados planes de Evergrande de negociar con sus acreedores la reestructuración de la deuda ‘offshore’, ya que “por ahora apenas hay información disponible” al respecto más allá de la creación de un “grupo de control de riesgos”. (I)