NOTICIAS

Publicidad

Apple es demandada por dos mujeres que fueron víctimas del acoso de su dispositivo AirTag, aunque la empresa defiende la privacidad

El dipositivo AirTag era usado para saber la ubicación exacta de ambas mujeres.

El dispotivo Airtag de Apple. EFE/EPA/APPLE INC. Foto: EFE

Publicidad

Dos mujeres están llevando a Apple a los tribunales, alegando que sus dispositivos AirTag hacen que sea demasiado fácil para los acosadores rastrear a sus víctimas sin su conocimiento. Lauren Hughes, de Texas, y una segunda mujer, identificada solo como Jane Doe, presentaron una demanda colectiva contra el gigante tecnológico, alegando que la empresa fue negligente en la creación y comercialización de los dispositivos de rastreo.

Su demanda, presentada en el Tribunal de los Estados Unidos del Distrito Norte de California, detalla como Apple lanzó los dispositivos en contra del consejo de los expertos que advirtieron a la empresa sobre posibles problemas de seguridad y procedieron a minimizar los riesgos.

Hughes dijo que encontró uno de los dispositivos en el hueco de la rueda de su automóvil, lo que le permitió a su exnovio saber a dónde se movía, mientras que la otra víctima dijo que su esposo siguió sus movimientos colocando un AirTag en la mochila de su hijo.

Publicidad

Sus historias se hacen eco de una gran cantidad de otros informes de mujeres de todo el mundo que han encontrado AirTags como método de acoso y control, incluida la modelo de Sports Illustrated Swimsuit, Brooks Nader, quien reveló en enero que había encontrado un dispositivo en el bolsillo de su abrigo.

Los ejecutivos de Apple lo anunciaron como “a prueba de acosadores” cuando se lanzaron por primera vez, diciendo que incluían notificaciones con sonido para informar a los usuarios de dispositivos Apple si había un AirTag dentro de los 30 pies de ellos durante un período prolongado de tiempo.

Sin embargo, las organizaciones de abuso doméstico han advertido, incluso antes de que se implementaran los dispositivos, que podrían permitir que los abusadores localicen más fácilmente a sus víctimas. Desde que los dispositivos salieron al mercado, una investigación de Vice descubrió a principios de este año que se han presentado 150 informes policiales que involucran AirTags durante un período de ocho meses.

Publicidad

Los abogados que representan a Hughes y Jane Doe, sin embargo, dicen que ese número solo captura incidentes que fueron reportados a la policía u obtenidos a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información, señalando en la demanda: “Según la investigación, información y creencia del abogado del demandante, este número es significativamente mayor”.

Señalan que los productos de Apple son omnipresentes en los Estados Unidos, lo que hace que sea “prácticamente imposible esconderse de un AirTag en la mayoría, si no en todas las áreas pobladas”.

Publicidad

Luego, Apple realizó algunas actualizaciones en los dispositivos a principios de este año, acortando el tiempo antes de que los usuarios de Apple recibieran notificaciones informándoles cuando un AirTag no registrado para ellos estaba ‘Moviéndose con usted’.

También lanzó una aplicación para usuarios de Android que les permite buscar AirTags cercanos, pero los demandantes dicen que estas medidas de seguridad siguen siendo “lamentablemente inadecuadas y hacen poco, si es que hacen algo, para advertir a las personas si están siendo rastreadas”.

Los abogados dicen que las alertas a los usuarios de Apple no fueron adecuadas porque no se publicarían hasta 72 horas después de que un AirTag estuviera dentro del alcance.

“Dicho de otra manera, una víctima podría haber sido acosada durante tres días antes de que Apple los alertara del peligro potencial”, escriben en la demanda, y señalan que las notificaciones solo se enviarían a personas que tienen iPhones, iPads o iPod Touch que ejecutan iOS versión 14.5 o posterior.

Publicidad

Hughes informa que recientemente terminó una relación de tres meses, en agosto de 2021 su exnovio comenzó a hacer publicaciones abusivas en sus cuentas de las redes sociales y a usar cuentas falsas para tratar de seguir sus cuentas privadas. Pronto comenzó a llamarla desde números bloqueados y a dejar mensajes de voz amenazantes, alega la demanda, y finalmente dejó objetos en su casa.

Temiendo por su seguridad, Hughes decidió mudarse en octubre de 2021. Pero cuando regresó a su hotel el 7 de octubre, dijo que recibió una notificación en su iPhone de que un AirTag desconocido estaba cerca.

Ella “intentó activar la función que hizo que el AirTag emitiera un pitido, pero solo pudo hacer que funcionara una vez”, dice la demanda, antes de que finalmente encontrara el AirTag en el hueco de la rueda del neumático de su automóvil. El dispositivo fue coloreado con marcador Sharpie y atado en una bolsita de plástico.

Mientras tanto, Jane Doe encontró un AirTag en la mochila de su hijo en el verano de 2022 luego de un divorcio en el que su exesposo la acosó y la cuestionó sobre su paradero.

Según la demanda, trató de “deshabilitar o hacer ineficaz ese AirTag, pero pronto apareció otro en su lugar”. Posteriormente, hizo que un amigo descargara la aplicación de Android para encontrar los rastreadores, pero no pudo “confirmar o negar si su exesposo estaba colocando un AirTag”.

Ambas mujeres continúan temiendo por su seguridad ya que sus acosadores han evidenciado un compromiso de continuar usando AirTags para rastrearla, acosarla y amenazarla y continúan usando AirTags para encontrar sus ubicaciones.

Ahora están pidiendo a otras víctimas en todo el país que se unan a su demanda en busca de daños punitivos no especificados, honorarios de abogados y una orden judicial que restrinja a ‘Apple de continuar cometiendo sus violaciones ilegales e injustas de la privacidad’, diciendo que fue ‘malicioso, opresivo y deliberado’ al implementar AirTags a pesar de las preocupaciones de seguridad. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad