NOTICIAS

Publicidad

Con casi la mitad de brasileños en contra, Lula promete “restablecer la paz” y gobernar para “todos”

Jair Bolsonaro, derrotado en las urnas con estrecho margen, aún no se ha pronunciado sobre la votación.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pronuncia un discurso tras su triunfo en la segunda vuelta de las elecciones, en Sao Paulo (Brasil). El exmandatario. Foto: Sebastiao Moreira

Publicidad

El izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva dijo este domingo que Brasil necesita “paz y unión” y que el país “está de vuelta” en la escena internacional, tras ser elegido para un tercer mandato como presidente, que deberá iniciarlo el próximo 1 de enero del 2023.

“A nadie le interesa vivir en un país dividido en permanente estado de guerra. Este país necesita paz y unión”, dijo Lula, de 77 años, tras derrotar por un estrecho margen al ultraderechista Jair Bolsonaro, que buscaba la reelección.

“Estoy aquí para gobernar este país en una situación muy difícil, pero con la ayuda del pueblo vamos a encontrar una salida para que el país vuelva a vivir democráticamente”, afirmó el líder del Partido de los Trabajadores (PT) desde un hotel de la ciudad de Sao Paulo.

Publicidad

Con el 99,89 % del censo escrutado, Lula ganó las presidenciales con un 50,90 % de los votos, frente al 49,10 % que obtuvo el líder ultraderechista.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) felicitó este domingo a Luiz Inácio Lula da Silva en su condición de “presidente electo” de Brasil y descartó que el mandatario Jair Bolsonaro, derrotado en las urnas, pueda desconocer el resultado, pese a que aún no se había pronunciado.

AME9763. RÍO DE JANEIRO (BRASIL), 30/10/2022.- Simpatizantes del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva observan su discurso hoy, en Río de Janeiro (Brasil). El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva ganó este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil con un 50,83 % frente al 49,17 % que obtuvo el actual gobernante, Jair Bolsonaro, con el 98,81 % de las urnas escrutadas. EFE/ Antonio Lacerda Foto: Antonio Lacerda

“A partir de enero de 2023, voy a gobernar” para 213 millones de brasileños; “no existen dos Brasiles, somos un único país, un único pueblo, una gran nación”, señaló el dirigente progresista, en compañía de sus principales aliados y su esposa, la socióloga Rosângela Silva.

Publicidad

Lula, vestido con una camisa vaquera, manifestó, en un discurso leído, que “es la hora de reunir las familias y rehacer los lazos de amistad rotos por la propagación criminal del odio”.

“A nadie le interesa vivir en un estado permanente de guerra. Este pueblo está cansado de ver al otro como enemigo. Es hora de bajar a las armas. Armas matan y nosotros escogemos la vida”, manifestó.

Publicidad

En sus primeras palabras, también prometió “fortalecer” la lucha contra la violencia machista y “enfrentar sin tregua el racismo y la discriminación” para que “blancos, negros e indígenas tengan los mismos derechos”.

“El desafío es inmenso, es necesario reconstruir este país en todas sus dimensiones. Necesitamos reconstruir el alma de este país, el respeto a las diferencias y el amor al prójimo”, afirmó en un pronunciamiento que buscó tender la mano a todos en un país extremadamente polarizado.

Lula, que gobernó el país entre 2003 y 2010 y, a partir del próximo enero, asumirá un tercer mandato, tendrá como vicepresidente a un antiguo adversario, el exgobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, un liberal de perfil conservador. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad