La movilización de reservistas, anunciada este miércoles por el presidente ruso Vladimir Putin, fue descrita en Europa como un “signo de debilidad” de Moscú, cuyo ejército se ha visto sacudido por múltiples reveses frente a las fuerzas ucranianas.

La decisión de movilizar a 300.000 efectivos de su reserva con el fin de tenerlos listos para la guerra de Ucrania sólo tiene una lógica, según el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski: Putin “quiere ahogar a Ucrania en sangre”.

El mandatario de la nación ocupada por fuerzas rusas desde el 24 de febrero pasado, considera que esa movilización parcial demuestra la “incapacidad” del ejército profesional ruso, a la vez que restó importancia a los “referendos falsos” que quieren organizarse en los territorios ocupados.

Publicidad

Tras llamar a cientos de miles de reservistas para relanzar su ofensiva en Ucrania amenazó con recurrir al arma atómica, una advertencia que Estados Unidos dijo tomarse “en serio”.

En un discurso a la nación, Putin, dijo estar dispuesto a utilizar “todos los medios” de su arsenal frente a Occidente, a quien acusa de “destruir” Rusia. “Esto no es un bluf”, recalcó con semblante serio.

4 regiones ocupadas de Ucrania anuncian planes de referendos urgentes para unirse a Rusia

Cifras de víctimas no están claras

De acuerdo con datos de la Oficina Presidencial de Ucrania, las pérdidas del ejército ruso “son más que enormes”, superiores a los 100.000 muertos y heridos.

“Probablemente más cercanas a los 150.000″, según Oleksiy Arestovich, asesor del jefe de la Oficina Presidencial en Ucrania.

Publicidad

Sin embargo, el ministro de Defensa de Rusia, Sergey Shoygu, afirmó el miércoles que el ejército ruso perdió 5.937 soldados en Ucrania y mató o hirió a unos 100.000 soldados ucranianos.

El analista también descarta el temor de un posible uso de armas nucleares por parte de Rusia: “¿Por qué llamaría a una movilización, si de hecho se estaba preparando para emplear armas nucleares?”.

Para Kiev, los “referendos falsos” en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y la movilización parcial rusa “sólo conducirán a un “colapso” y a una “revolución” más rápido en Rusia, según Arestovich.

De acuerdo con este asesor, la movilización rompería el “contrato social” informal, que se encuentra en la base del régimen de Putin, y cree que la mayoría de los rusos solo verán la guerra en sus “pantallas de televisión”.

Publicidad

La falta de motivación, asegura Arestovich, así como el gran número de personas, según él, que se oponen a la guerra y pronto recibirán armas, podrían convertir a estos soldados en una amenaza para el control del poder de Putin. (I)