El papa Juan Pablo I, cuyo pontificado duró solo 33 días, será beato, después de que Francisco aprobase el decreto que reconoce un milagro por su intercesión y relativo a la curación de una niña argentina, informó hoy el Vaticano.

Albino Luciani nació en 1912, fue elegido papa el 26 de agosto de 1978 y falleció imprevistamente 33 días después, por lo que su pontificado fue uno de los más breves de la historia.

El milagro por el que Luciani será proclamado beato se refiere a la supuesta curación inexplicable de una niña argentina que padecía una patología cerebral grave.

Lo periodista y vicepostuladora de la causa para la canonización, Stefania Falasca, anunció hace algunas semanas en el diario religioso "Avvenire" que el consejo médico que examinó el caso de la niña argentina "dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable".

Publicidad

La causa de canonización de Albino Luciani se abrió en noviembre de 2003, veinticinco años después de su muerte y terminó en noviembre de 2017 con el decreto sancionado por el papa Francisco, que proclamó las virtudes heroicas de Juan Pablo I.

A fines de noviembre de ese mismo año finalizó también la investigación diocesana iniciada en 2016 en la diócesis argentina de Buenos Aires en la que se examinó el "milagro" por intercesión del Papa Luciani en 2011.

El papa Juan Pablo I ya es venerable y camina a la beatificación

Para que el papa Luciani fuera declarado santo más adelante se necesitaría probar su intercesión en un nuevo milagro.

Juan Pablo I, apodado “el papa sonriente”, es el último de una larga sucesión de papas italianos y su muerte, ocurrida tan solo 33 días y seis horas después de su elección, alimentó dudas y teorías conspirativas.

Elegido en agosto de 1978 a la edad de 65 años, para suceder a Pablo VI, fue hallado muerto la madrugada del 28 de septiembre de 1978 de un infarto, según la versión oficial.

Entre los papas recientes, Pablo VI (1963-1978) fue beatificado, mientras que Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pablo II (1978-2005) fueron canonizados. (I)