La Federación Internacional de Periodistas (FIP) informó este viernes de que ha recibido “cientos de solicitudes de ayuda” de reporteros desde Afganistán, ya sea para la evacuación o para la asistencia a los que se han trasladado de una provincia de Afganistán a otra para escapar de las amenazas talibanes.

En un comunicado, el secretario general adjunto de la FIP, Jeremy Dear, apuntó a que, con Afganistán bajo el control de los talibanes, las numerosas peticiones de ayuda de emergencia “revelan el pánico y el miedo” entre la comunidad de medios de comunicación de este país.

“Es un momento increíblemente difícil para los trabajadores de los medios de comunicación”, afirmó Dear, quien recalcó que a las mujeres periodistas se les impide trabajar y algunos medios de comunicación se han visto obligados a cerrar.

El secretario general adjunto de la FIP contó que en un caso una familia fue amenazada y “se le dijo que la única manera de que los dejaran en paz era que su hija, una periodista, se casara con el comandante talibán local”.

La FIP trabaja a varios niveles para procesar y comprobar cada solicitud de ayuda, así como manteniendo reuniones con los Gobiernos y otras entidades que pueden ayudar a proporcionar un pasaje seguro y asilo a los que huyen.

Además, la Federación está recaudando fondos para ayudar a proporcionar asistencia humanitaria a los que están sobre el terreno, desarrollando espacios seguros donde se puedan quedar, tengan acceso a internet y consigan comida y refugio.

Dear advirtió de que “los próximos días son cruciales” para el plan de evacuación, ya que no se sabe cuánto tiempo pueden permanecer las tropas estadounidenses en el aeropuerto.

Además, Dear explicó que, para los medios de comunicación que siguen trabajando, hay discusiones con los talibanes para entender sus términos de cómo pueden operar los periodistas, qué temas están prohibidos, qué imágenes pueden publicar y si pueden trabajar las mujeres. (I)