NOTICIAS

Publicidad

Frente a las costas de Argentina hallan restos de un submarino nazi del año 1945

Hallaron restos de un submarino alemán, que luego de ser hundido, fue destruida con explosivos, según dictamen firmado por el doctor Fabio Giuseppe Bisciotti.

La portada del periódico Ecos Diarios de Necochea que cuenta el avistaje de un submarino el 25 de julio de 1945 en las costas de Necochea.

Publicidad

El descubrimiento de los restos de un naufragio, que se remontan a la segunda mitad del siglo XX, y que concita la atención de manera creciente en Argentina, corresponden a un submarino nazi, según confirmaron expertos este jueves.

La Asociación Eslabón Perdido -equipo de investigación que indaga sobre la existencia de submarinos nazis en Argentina- citó el dictamen de la “Liga Navale Italiana” (LNI) donde aseguran que los restos encontrados pertenecen a un submarino alemán que fue “deliberadamente explotado”.

“La LNI determinó que el naufragio encontrado en cercanías del puerto de Quequén (provincia de Buenos Aires) se corresponde con un submarino alemán, nave que, luego de ser hundida, fue destruida con explosivos, según un contundente dictamen firmado por el doctor Fabio Giuseppe Bisciotti, director del Centro de Estudios Subacuáticos de la LNI”, explicó el documento.

Publicidad

La liga naval de Italia trabaja bajo jurisdicción del Ministerio de Defensa italiano y el doctor Bisciotti es uno de los expertos internacionales de submarinos de la Segunda Guerra Mundial más respetados en su ámbito.

El tema figura en las primeras planas de los principales diarios, y la incredulidad va dando paso a la expectativa a medida que se conocen nuevas pericias.

El descubrimiento del equipo “Eslabón Perdido”

El sorprendente hallazgo fue realizado a solo unos 4 kilómetros de distancia de las playas bonaerenses de Costa Bonita y Arenas Verdes, a unos 28 metros de profundidad. Lo hizo el equipo interdisciplinario “Eslabón Perdido”, conformado por ingenieros, periodistas e investigadores, especializado en buscar huellas del arribo clandestino de distintos oficiales nazis tras la derrota alemana en la Segunda Guerra.

Publicidad

“Nosotros descubrimos en una zona en la que históricamente hubo versiones de desembarcos de nazis, un naufragio no registrado”, consigna el investigador Abel Basti, líder de la expedición, en diálogo con DW.

“Está enterrado casi hasta la cubierta, y esta fue detonada con explosivos”, detalla Basti, que además es periodista y autor de libros sobre la presencia de nazis en Argentina.

Publicidad

“Por la identificación de algunas piezas muy significativas, como el periscopio -que es sinónimo de submarino-, y las características de la torreta y las escotillas”, para el investigador, no quedan dudas de que se trata “de un submarino alemán”.

Qué dicen las pericias

Las pericias han ido aportando más certezas. En las últimas horas, se conoció el dictamen de uno de los máximos expertos internacionales en identificación de naves hundidas durante la Segunda Guerra Mundial, el italiano Fabio Bisciotti, director del Centro de Estudios Subacuáticos de la Liga Naval Italiana, cuyas conclusiones retoman los medios argentinos.

Antes, asimismo, habían trascendido las pericias nacionales. En primer lugar, la Prefectura Naval Argentina, al recibir la denuncia sobre el hallazgo, realizó una expedición en la que pudo registrar en fotos y filmaciones los restos de la embarcación, si bien en su informe técnico no determinó si se trataba de un buque o un submarino.

Por su parte, luego, los ingenieros navales Juan Martín Canevaro, presidente del Consejo Profesional de Ingeniería Naval, y Andrés Cuidet, concluyeron que los restos hallados en la Costa Atlántica argentina, son compatibles con los de un submarino, y descartaron que se tratara de un buque, pesquero o un arenero hundido.

Publicidad

Más allá de las cuestiones técnicas, el “buscador de nazis” Abel Basti, remarca la relevancia que podría adquirir el hallazgo: “Todos los nazis conocidos que llegaron a la Argentina, Eichmann, Mengele, etc., lo hicieron en barco”, aporta. “Si bien usaron identidad falsa, les alcanzaba la inmunidad que les otorgaba un nombre falso”, continúa. En cambio, “quienes llegaban en submarino, evidentemente necesitaban una protección y un anonimato mayor. Se supone entonces que quienes llegaban en submarino tenían un grado superior a aquellos criminales de guerra que llegaron en barco”, analiza. De confirmarse las suposiciones, se trataría de un hallazgo histórico que seguirá dando que hablar. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad