Todos los peruanos y gran parte de Latinoamérica recuerdan a la empresa Expreso Internacional Ormeño y es que, era una de las líneas de transporte más reconocidas en todo el continente por el amplio territorio nacional e internacional que abarcaba.

La flota de buses de Ormeño salía desde Perú y desembarcaban en Chile, Colombia, Venezuela, Bolivia, Argentina y hasta Brasil. Sin embargo, a pesar de ser una empresa consolidada número uno en el mercado, fue víctima de una mala administración y desapareció.

Perú confirma la muerte de un paciente afectado por viruela del mono

Ormeño ganó un récord Guinness y terminó en quiebra

Joaquín Ormeño Cabrera, dueño de la empresa y quien fue el presidente durante 30 años, decidió dejar en su cargo a su hijo, Julio César Ormeño Malone, lo que resultó ser una mala decisión para el futuro de la empresa y crucial el desarrollo de la misma.

Publicidad

Con la salida de Ormeño Cabrera empezó la decadencia en la empresa fundada en 1976, según La República. En el 2011, fue el primer golpe que sufrió la compañía, ya que con un operativo que inició la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Suniat) en 131 empresas de transporte terrestre, constató que el grupo empresarial Ormeño era uno de los deudores de 76 millones de soles (19.300 dólares actualmente).

La Suniat decidió embargar un inmueble de Ormeño en Tacna y tres buses que iban a rematar, pero luego de negociaciones de los directivos para saldar la deuda y un movimiento desde los ejecutivos, lograron recuperar los patrimonios embargados.

Sin embargo, los malos manejos administrativos, las críticas de los usuarios por su mal servicio y diversas denuncias de sus trabajadores terminaron por destruir el prestigio de la compañía Expreso Internacional Ormeño.

Publicidad

La compañía ganó un récord Guinness en 1995 por el amplio recorrido que realizaban los buses.

De ser número uno en el mercado, pasaron a ser los menos rentables

A pesar de las debacles, Ormeño seguía operando con su misma flota de buses, pero la competencia comenzó a sacarles ventaja por tener unidades más modernas y convencieron a todos los pasajeros con una mejor calidad.

Publicidad

Ormeño fue la primera empresa en llevar a Perú y a Sudamérica buses de dos pisos en 1977, los cuales compró en Alemania. Además, entre sus servicios tenían otras novedades, como tecnología de los neumáticos sin cámara, suspensión neumática independiente, retardadores hidráulicos y electromagnéticos, asientos cama ergonómicas y baños químicos.

Poco a poco fueron desplazados y al final tenían pocos clientes, a tal grado que algunas veces los buses llegaron a salir de viaje con pocos pasajeros, sin siquiera lo suficiente para cumplir los gastos de las rutas.

Joaquín Ormeño Cabrera fue un exitoso empresario en la industria del transporte interprovincial. Fue famoso por su flota innovadora de buses y por los amplios recorridos a nivel nacional e internacional.

El 5 de febrero de 2019, falleció a sus 92 años en Lima, Perú, nueve años después de que dejó el cargo en manos de su hijo Julio César y justo antes de ver en la quiebra a la empresa que le dedicó tantos años, en marzo del 2020. (I)

Publicidad

Te recomendamos estas noticias