Mucho dolor, gran consternación, hay en Aroa, un poblado del municipio Yaracuy, de Venezuela, donde un doble asesinato marcó el cierre del 2023.

La madrugada del domingo 31 de diciembre, un hombre mató a puñaladas a su mujer y al hijo de esta, que apenas tenía 6 años.

Las razones que lo llevaron a cometer tan horrendos homicidios las escribió en cartas dejadas sobre los cuerpos de las víctimas.

Publicidad

Qué pasó en Aroa, Venezuela

En el interior de una vivienda ubicada en el final de la avenida Indio Yara de Aroa, de acuerdo con Yaracuy Al Día, mataron a Yuraima Echeverría Atalido, de 36 años; y a Fabián, de 6. El victimario fue identificado como José Luis Camberos.

Este hombre, tras ejecutar los dos crímenes, fue a la vivienda de su cuñado, quien es un funcionario policial. El oficial no sabía lo hecho por Camberos y lo invitó a compartir unas bebidas. En una inesperada acción, Camberos atacó con arma blanca a su cuñado, Ronny Atalido, describieron el reportero Román Camacho y en redes de El Parroquiano.

Camberos escapó de Aroa. El mismo domingo presumían que había huido hacia la sierra yaracuyana o al estado Carabobo.

Publicidad

Pesadilla a horas de Navidad: Mujer volvió a Venezuela hace dos meses y la acusan de ahogar a sus hijas de 2 y 4 años

Infidelidad y venganza

José Luis Camberos dejó unas cartas con palabras cargadas de ira y obscenidades. Los mensajes son espeluznantes, describió El Vigilante, un medio digital de Maracaibo.

Una presunta infidelidad lo empujó a cometer esta salvajada. La venganza duele en toda Aroa.

Publicidad

Son dos las cartas. Sobre el cuerpo de Fabián, el hijastro, había otra misiva, informó en sus redes el periodista de sucesos Román Camacho.

Qué dicen las cartas aterradoras del asesino

En las notas dejadas encima del cadáver de Yuraima:

“Señores tengan bolas para hacer esto y nunca permitan que las mujeres le sean infiel y los jodedores que inventaron que soy mari%$^ se me van a escapar porque no sé dónde están. Siempre me gustaron los cu***. Siempre me gustaron, no soy ningún mari**, maldi***”.

“Yo muy bien se lo dije que (ilegible) que nunca me la jugara y la muy put@#@ lo hizo (ilegible) y de paso me mostró el video hasta que se cansó y maldecía a mi hija y a mi madre muerta. Se equivocó conmigo y Ronny se la comió conmigo (ilegible) pero Dios solo nos lleva a la tumba por no cumplir el rol. Tremendo regalo de navidad”.

Publicidad

“Esposo y mimi se la (ilegible) a Ronny con varios. Le di la confianza y el flaco es maric##*. Rebeca mandó los videos jaja, yo no. Todo un hombre que los chalequeadores inventaron que soy maric$*# y les lavan las manos. Todo y lo mal que hablaron de mí todos los hijos de Leida (ilegible). Yo vi todas las llamadas y maldit$*# agarren su put#* entera. Lo siento por ti, hijo. Cuidate”.

“Los amigos la convencieron que yo y que no sabía y le hizo caso y se metió a perra. Se burló, pero burlado no me quedé, ese cul&# que se perdió no lo gozare más, pero tampoco otro porque lo mío no lo comparto con nadie nunca. Lo mío siempre fue mío solamente. Lo digo para que las demás mujeres sean fieles a sus esposos, tengan presente este ejemplo, aquí se los dejo”.

En la carta hallada sobre el hijastro se lee:

“Fabián, hijo, te pasó esto por cabr**. Dios te bendiga hijo”.

Crueldad: padrastro mata a golpes a su hijastro de 5 años, mete el cuerpo en un saco con piedras y lo lanza a un lago con ayuda de madre del niño

Hablan en redes sociales

Elicrist Navas Santaella: “Yo no puedo entender por qué a los hombres se les hace tan difícil superar que te desprecian, que ya no te quieren, que te dejan! Pasa la página, sigue tu vida, supéralo y ya. Unos crímenes tan espantosos, nada lo justifica”.

Christian Kloess: “El machismo encarnado y vemos gente que culpa a la mujer”.

C. Colmenárez: “Tan sencillo como dejarla y ya, y si hubiese querido la raya por redes sociales y ya pero matarla? Y al niño? Que mente tan débil, le hirieron su ego de macho y cuántas humillaciones peores no reciben las mujeres y se levantan solas, salen adelante con sus muchachos, lloran bastante pero se recuperan... en cambio los hombres no soportan nada”.

Estefany Bohórquez: “La gente comenta cosas en algo que realmente no saben cómo pasó (…) Esas mujeres que culpan a la fallecida háganse ver. Ámense un poquito más. Ningún acto de ella pudo haber sido tan grave como para merecer la muerte y mucho menos su hijo que era inocente de todo. Dejen de juzgar sin saber. El único culpable es el tipo que tiene que caerle todo el peso de la ley (…)”.

(I)

Te recomendamos estas noticias