Un accidente de carretera en el norte de Nicaragua el miércoles dejó 16 personas fallecidas, entre ellas 13 venezolanos, presumiblemente migrantes, y 47 heridos, informó este jueves la Policía Nacional.

“Fallecieron 16 personas, entre ellas 5 mujeres y 11 varones. Trece de nacionalidad venezolana, un nicaragüense y dos pendientes de identificación”, detalló en un comunicado. Aunque no se ha oficializado, se conoce que también hay migrantes ecuatorianos.

El hecho ocurrió en el sector conocido como la cuesta de La Cucamonga, un peligroso cruce ubicado en el kilómetro 171,5 de la carretera Panamericana, en el distrito de Condega, departamento de Estelí, en el norte del país.

Publicidad

Los cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Forense de Managua, agregó el reporte.

Este jueves, oficiales de policía resguardaron la zona del accidente, mientras los socorristas terminaban de recoger las pertenencias de las víctimas que quedaron esparcidas por el monte, observó la AFP.

Según las investigaciones policiales, el accidente ocurrió cuando un bus impactó contra dos automóviles.

Publicidad

“Como resultado de la colisión y el exceso de velocidad, el conductor del autobús perdió el control y cayó al precipicio”, dijo el comunicado.

Alfredo Palma, conductor del bus, se encuentra detenido y será remitido a las autoridades competentes, dijeron las autoridades.

Publicidad

El bus cubría la ruta entre Managua y Jalapa, un municipio cercano a la frontera norte de Nicaragua con Honduras, una ruta utilizada habitualmente por migrantes.

La policía detalló que funcionarios del Sistema de Emergencias, integrado por la Policía Nacional, Defensa Civil del Ejército, Ministerio de Salud, Bomberos Unificados, Migración y Extranjería y Alcaldía Municipal, se encuentran en la zona para auxiliar a las víctimas.

“Nos activamos para socorrer a las personas que estaban heridas y algunas fallecidas. Ya prácticamente han sido evacuados” del lugar, dijo a un medio oficial el alcalde de Estelí, Francisco Valenzuela. Reconoció que las operaciones de rescate fueron “difíciles”.

“La gente gritaba”

En el lugar del accidente, un precipicio de unos 80 metros de profundidad, aún permanecía este jueves el autobús volcado con las llantas hacia arriba.

Publicidad

Hubo “muchos heridos, lamento de la gente, unos clamando por sus compañeros, hijos, es doloroso”, dijo Mario José Rugama, un habitante de la zona y testigo de los minutos posteriores al accidente.

“La pobre gente cómo gritaba, salían fracturados, salían llenos de aceite porque como el bus quedó volteado con el motor para abajo, entonces la gente se bañó con el aceite caliente”, contó.

Según el testigo, la mayoría de los pasajeros “eran extranjeros, venezolanos, haitianos, cubanos creo”. “Los emigrantes como siempre dejando la vida” en busca de una mejor vida, comentó.

De acuerdo con la Policía, la mayoría de muertes se produjeron por “trauma craneoencefálico severo y politraumatismo”.

“Es un total, total desastre, conmueve a cualquiera ver el lamento de la pobre gente trabada que no la podían despegar [del bus volcado]”, agregó Rugama.

Los heridos han sido trasladados y atendidos en hospitales cercanos.

Entre los lesionados está una niña de 11 años que quedó “en coma” tras ser atropellada por los vehículos que colisionaron cuando caminaba por la carretera, la tarde del miércoles, dijo a la AFP su abuelo Leonel Benavides.

Las carreteras de Nicaragua forman parte de la ruta centroamericana que migrantes de distintas latitudes, principalmente latinoamericanos, utilizan para transportarse hacia el norte del continente, con destino final Estados Unidos, en busca de mejores condiciones de vida. (I)