NOTICIAS

Publicidad

Nunciatura Apostólica cierra su sede diplomática en Nicaragua

La Nunciatura Apostólica cerró su sede en Managua, después que el Gobierno de Daniel Ortega le planteara al Vaticano suspender las relaciones diplomáticas.

Personas llevan una estatua de Jesucristo durante un Viacrucis afuera de la Catedral Metropolitana en Managua el 17 de marzo de 2023. Foto: -- OSWALDO RIVAS

Publicidad

Actualizado el 

El encargado de negocios “ad interim” -de interino- de El Vaticano en Nicaragua, Marcel Diouf, abandonó el viernes el país, con lo que quedó cerrada la delegación diplomática, informó este sábado el portal noticioso Vatican News, en medio de las tensiones entre Managua y la Santa Sede.

“Ayer, 17 de marzo, el encargado de negocios, a.i., monseñor Marcel Diouf, dejó el país y se trasladó a Costa Rica”, anotó el medio.

Añadió que “el cierre de la sede diplomática de la Santa Sede se produjo a raíz de una solicitud del gobierno nicaragüense del 10 de marzo” pasado.

Publicidad

“En virtud de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, la custodia de la Nunciatura Apostólica y de sus bienes [en Managua] fue confiada a la República italiana”, explicó.

Las relaciones diplomáticas entre Managua y El Vaticano quedaron al borde de la ruptura el domingo anterior, cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores nicaragüense sostuvo en un comunicado que “se ha planteado una suspensión de las relaciones diplomáticas” con ese Estado europeo.

Esa declaración surgió días después de que, en una entrevista concedida al portal argentino Infobae, el papa Francisco calificó al gobierno del país centroamericano, que encabeza el presidente socialista Daniel Ortega, como “dictadura grosera” y que el mandatario sufre un “desequilibrio”.

Publicidad

Durante la entrevista, el papa argentino también hizo referencia sin nombrarlo al obispo nicaragüense Rolando Álvarez, condenado en febrero a 26 años de prisión por, entre otros cargos, “menoscabo a la integridad nacional”.

El obispo de Matagalpa, de 56 años, estaba detenido desde agosto acusado de conspiración y rechazó ser deportado a Estados Unidos con otros 222 opositores excarcelados y expulsados del país acusados de “traidores a la patria”.

Publicidad

A su vez, las declaraciones del pontífice se dieron pocos días después de que el gobierno del país centroamericano decidió cerrar dos universidades vinculadas a la Iglesia católica.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad