Las élites rusas han tramado un complot para ‘envenenar’ a Vladimir Putin y colocar un sucesor que pueda restaurar los lazos comerciales con Occidente, según funcionarios de la inteligencia ucraniana.

El servicio de inteligencia ucraniano dice que Oleksandr Bortnikov, director del FSB la agencia que sucede al temible KGB, sería el hombre elegido para reemplazar a Vladimir Putin.

Vladimir Putin fue el director de la agencia de inteligencia rusa antes de asumir el cargo de presidente y él y Bortnikov sirvieron juntos en la KGB en Leningrado.

Publicidad

Según la Dirección General de Inteligencia de Ucrania en el Ministerio de Defensa del país devastado por la guerra, un “grupo de personas influyentes” en Rusia ha comenzado a conspirar para destituir al dictador de su cargo. Los expertos están indignados por el efecto de la invasión de Ucrania en la economía rusa, que se ha visto muy afectada por las sanciones. De acuerdo al Daily Mail, la Dirección General de Inteligencia dijo: ‘Se sabe que Bortnikov y algunos otros representantes influyentes de la élite rusa están considerando varias opciones para sacar a Putin del poder. “En particular, no se excluye el envenenamiento, una enfermedad repentina o cualquier otra ‘coincidencia’”.

Se cree que Bortnikov tiene una red de personas con información privilegiada que trabajan y viven en Ucrania, donde dirigió a un grupo de agentes durante muchos años.

Bortnikov perdió el favor de Putin después de las pérdidas militares en las primeras tres semanas de la guerra de Ucrania, tiempo en el que también despidió a ocho generales.

Publicidad

Una fuente de inteligencia ucraniana dijo recientemente: ‘Es digno de mención que Bortnikov haya sido recientemente deshonrado por el dictador ruso. ‘La razón oficial de la desgracia del líder del FSB: errores de cálculo fatales en la guerra contra Ucrania. Rusia ha perdido aproximadamente 15.000 soldados en la invasión a ciudades ucranianas. (I)