La captura en Colombia del narcotraficante Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, el narcotraficante más buscado de Colombia y hasta ahora líder del Clan del Golfo.

Un hecho celebrado por el Estado colombiano como su mayor logro en décadas y aplaudido por Estados Unidos, quien también ofrecía una gran cantidad de dinero por él.

Otoniel era al narcotraficante más buscado en Colombia y uno de los principales capos buscados por la DEA (Administración de Control de Drogas) de Estados Unidos.

Con su captura se elimina a uno de la lista, pero continúan sueltos otros narcotraficantes latinoamericanos.

Estos son otros cinco criminales latinoamericanos por los que la DEA da recompensas por información sobre ellos:

  • Rafael Caro Quintero, quien junto a Ismael “Mayo” Zambada lidera el cartel de Sinaloa, en México. La recompensa es de 20 millones de dólares.
  • Le sigue el propio Zambada, con 15 millones de dólares por conocer su paradero.
  • Nemesio Oseguera Cervantes alias “El Mencho”, líder el cartel Jalisco Nueva Generación. La recompensa es de 10 millones de dólares.
  • El cuarto era Otoniel, con cinco millones de dólares, quien habría sido capturado gracias a información del mismo Clan del Golfo, según el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano.
  • El dominicano Julio Álex Díaz es también uno de los narcotraficantes más buscados por vínculos en casos de drogas como la heroína, fentanilo y cocaína. Es dominicano.
  • La lista la cierra el hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Jesús Alfredo Guzmán, a quien se busca por posesión y distribución de sustancias controladas.

Estos y otros nombres de otras regiones del mundo están presente en las listas de búsquedas de Estados Unidos por ingresar, o ayudar a hacerlo, droga para el consumo dentro de sus fronteras. (I)