Un contratista y su compañía de construcción fueron hallados culpables este martes de negligencia criminal y otros cargos relacionados con la muerte de una niña ecuatoriana de 5 años, causada por el derrumbe de parte de una valla de granito que cayó sobre ella y aplastó su cabeza en agosto de 2019, informó la Fiscalía del condado de Brooklyn.

Nadeem Anwar, de 48 años, y su empresa City Wide Construction and Renovations, Inc. fueron acusados de homicidio involuntario, negligencia criminal y otros cargos tras el accidente que le costó la vida de Alysson Pinto Chaumana, quien estaba acompañada por su madre, María Lorena Chaumana, y unos amigos que visitaban a un conocido en Brooklyn.

El grupo esperaba frente a la puerta principal de la estructura de tres pisos, en un patio cerrado por la valla con pilares decorativos de piedra, cuando parte de esta se derrumbó y cayó sobre la niña, única hija de Chaumana.

Publicidad

La investigación tras el accidente reveló que Anwar, que había sido contratado en 2018 para remodelar la fachada de la estructura y construir la valla, había violado múltiples reglas del Código de Construcción de la ciudad, de acuerdo con un comunicado de la Fiscalía.

Destaca que según esa investigación Anwar tenía licencia como contratista pero limitada al condado de Nassau (Long Island) y por ello no podía solicitar permiso de trabajo con el Departamento de Edificios de la ciudad.

Para sortear esa prohibición, otro contratista presentó la solicitud para el trabajo de la fachada, que no incluía la construcción de la valla. Además, la solicitud no incluía la contratación de un ingeniero o arquitecto para que evaluara la estabilidad de la cerca de piedra.

Publicidad

Anwar, que optó por un juicio sin jurado -en el que el veredicto recae en el juez tras evaluar las pruebas- será sentenciado el 14 de agosto en la Corte Suprema de Brooklyn.

En junio de 2022 la gobernadora Kathy Hochul firmó la ‘Ley Carlos’ que penaliza, al aumentar las multas, a empresas constructoras que violen normas de seguridad y que lleva el nombre del ecuatoriano Carlos Montoya, de 22 años, que murió al quedar sepultado en una zanja no reforzada en un lugar de construcción. (I)