La ampliación de la plataforma continental de Ecuador de 200 millas a 350 millas estaría en riesgo por falta de recursos económicos para continuar con la compra de un nuevo buque polar y oceanográfico que realice las tareas de investigación que son parte del informe que el país debe entregar a las Naciones Unidas hasta el 2022, según la Convención del Mar de las Naciones Unidas (Convemar), de la que el país es parte desde el 2012.

El 26 de octubre de este año, el gobierno de Guillermo Lasso decidió suspender el proceso de compra de un nuevo buque, que había iniciado el 16 de septiembre de 2021. El ministro de Defensa, Luis Hernández, declaró que existen otras prioridades. El monto total para la adquisición del nuevo buque era de $ 67′256.096 que se pagaría por partes y cuya construcción tomaría alrededor de dos años y medio.

En la Resolución aclaratoria de cancelación, del 29 de octubre, el directorio del Inocar expone los argumentos por los que el Ministerio de Economía y Finanzas pide una reprogramación del proyecto, esa cartera de Estado hizo una revisión de asignaciones presupuestarias en la que se determinó la necesidad de postergar la ejecución de varios proyectos, entre esos, la compra del buque.

“... considerando los efectos del COVID 19, el financiamiento requerido para la campaña de vacunación, la grave crisis penitenciaria, así como las prioridades del Gobierno nacional establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2021- 2025″, agrega el documento.

Publicidad

Un buque de $ 80 millones necesita Ecuador para asegurar los recursos del suelo y subsuelo marinos hasta las 350 millas

La plataforma continental comprende el suelo y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá del mar territorial. Los recursos que posee esta zona del mar son minerales y otros no vivos, así como los organismos vivos pertenecientes a especies sedentarias. Según un informe del Instituto Oceanográfico y Antártico (Inocar) del 2019, allí existirían recursos minerales e hidrocarburíferos de alto valor, como ferromanganeso, petróleo, gas, cobre, níquel.

Con la aprobación de la ampliación de la plataforma continental, Ecuador se extendería en superficie al doble de lo que ahora tiene, equivaldría a cerca de 260.000 km², y el territorio sobre el mar actualmente es de 283.561 km²; y conseguiría proteger estos recursos y tendría posibilidades de exploración y explotación a futuro.

A partir de la firma de adhesión a la Convención del Mar (Convemar) de las Naciones Unidas, en el 2012, Ecuador tiene diez años para presentar los estudios para lograr la extensión de la plataforma, es decir, hasta el próximo año, el 2022. De presentar los estudios preliminares hasta el 2022, el plazo de presentación de los estudios definitivos se extendería hasta el 2026.

Ecuador entregó el informe preliminar para la ampliación de la plataforma continental a las Naciones Unidas

En Ecuador, las posibilidades de ampliación de la plataforma continental se dan por tres cordilleras al fondo del océano Pacífico: la de Carnegie, que con una extensión de 107.000 km² une a las islas Galápagos con el continente; la de Cocos, que con una extensión de 130.000 km² une a las islas Galápagos con la cordillera del Coco, en Costa Rica; y la de Colón, que con una extensión de 29 300 km² está ubicada al nororiente de Galápagos.

Mapa de áreas marítimas que permitirían cubrir la extensión de la plataforma continental.

En diciembre del 2020, Ecuador y Costa Rica entregaron, ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la Organización de Naciones Unidas (CLPC), en Nueva York-Estados Unidos, el primer informe parcial para la extensión de la plataforma continental a lo largo de la cordillera submarina de Cocos, que se ubica en el suelo marino entre Ecuador y Costa Rica, hacia el noreste de las islas Galápagos.

Con el anuncio de que los estudios de Carnegie ya tenían un avance de entre el 70 % y 80 %, las autoridades de ese entonces pidieron una ampliación del plazo de entrega de los estudios definitivos hasta el 2026.

Publicidad

Los estudios de estas dos cordilleras, Carnegie y Cocos, se realizaron con el buque Orión que, por tener ya 40 años de funcionamiento, presenta varios problemas: obsolescencia técnica de algunos componentes, su sistema “multihaz”, que permite mapear el fondo marino, está descontinuado (tiene once años de antigüedad y ya no existen repuestos disponibles en el mercado), su velocidad es limitada (6 nudos – 12 km/h), entre otros problemas.

Por estas razones, en agosto del 2020, en un seminario en el que participaron el Inocar, la Armada y el Ministerio de Defensa, las autoridades de las tres instituciones insistieron en la necesidad de comprar un nuevo buque que sirva para terminar los estudios de Carnegie y realizar los estudios en Colón, pues solo con el Orión no se alcanzaría a completarlos hasta el 2026.


La extensión de la plataforma continental cubrirá los recursos del suelo y subsuelo marino, no los de las aguas

El almirante en servicio pasivo, Ángel Sarzosa, excomandante general de Marina, expresó que la adquisición del nuevo buque es un requerimiento de hace mucho tiempo y por eso ya fue considerado por el gobierno anterior.

Sarzosa sostuvo que el Orión ya no tiene las condiciones para seguir trabajando, ya cumplió su ciclo de vida y sus equipos son obsoletos y alquilar otro buque sería muy costoso.

“La Armada ha comprendido la situación económica del país, no está eliminado el proyecto, está suspendido, entonces, tenemos la esperanza de que la situación del país mejore y se entre a la adquisición de este buque”, dijo el almirante.

El exembajador y analista de asuntos internacionales, Mauricio Gándara señaló que, en las circunstancias actuales, el buque se podría alquilar, “pero lo peor sería abandonar” el proyecto.

“Nadie ha de estar pendiente de llevarse esos recursos, lo que sí no pueden, si no han hecho eso (los estudios y la aprobación por parte del Comité de Naciones Unidas) es contratar la prospección (para la exploración d esos recursos), si no se le ha reconocido como propietario (a Ecuador). Usted necesita que le hayan reconocido el derecho para que pueda contratar prospecciones”, añadió Gándara.