Su perfil es técnico, la mayoría con títulos de máster o Ph. D., la mitad son menores de 50 años, muchos vienen del sector privado y en su mayoría son hombres. Son los 30 funcionarios, entre ministros, secretarios y consejeros ad honorem, que integran el equipo estrella del presidente Guillermo Lasso Mendoza. Se posesionaron hace pocos días y en sus manos estará la tarea de conducir al país para superar la emergencia por la pandemia del COVID 19, el retroceso de la economía y el incremento de la pobreza.

EL UNIVERSO presenta una ficha con los datos más importantes de cada funcionario, incluyendo sus estudios y experiencia, su pago de impuesto a la renta (IR), su patrimonio y las empresas en las que mantienen inversiones.

De los 30, siete son mujeres, un hecho que lamentan algunos exfuncionarios y analistas consultados por este Diario, aunque destacaron otras características de este gabinete como su capacidad técnica y su formación. “Si bien no hay equilibrio de género, sus hojas de vida convergen en una preparación académica y de gestión, no son actores políticos”, consideró Luisa Molina, exfuncionaria de Gobierno y del Municipio de Guayaquil y experta en negociación con organismos internacionales.

El Código de Ética pone en horma al gabinete ministerial de Guillermo Lasso

Benjamín Ortiz, excanciller y comunicador, coincidió con ella: “Son personas que saben de su oficio y existe una marcada presencia de gente joven, lo que es interesante teniendo un presidente de 65 años”.

El desafío que tienen es inmenso. Como exfuncionarios públicos, Molina y Ortiz advirtieron sobre la importancia de saber servir a los ecuatorianos, conocer la dinámica del aparato burocrático y trabajar muchísimas horas bajo tensión. “Mientras más se mueve el barco hay que mantener la calma”, añadió Ortiz. “Deben pensar en la prioridad y la calidad del gasto público”, propuso Molina.

Lasso ha sorprendido con sus nombramientos, no es un gabinete empresarial, y su ministro de Economía no es de un liberalismo extremo”, destacó la politóloga Sofía Cordero, para quien el presidente se ha mostrado bastante dinámico y proyectando una imagen de eficiencia en sus primeros días en Carondelet.

Sin embargo, las dudas sobre el frente político y la falta de un bloque de mayoría consolidado en la Asamblea Nacional preocupan a los entrevistados. Para Cordero, esto es un signo de interrogación. Existe un consejero que asesorará políticamente al presidente y realizará recomendaciones sobre su plan de gobierno. Se trata de Aparicio Caicedo. Y, además, tenemos un ministro de Gobierno, César Monge, que también está encargado del frente político, pero no se sabe si trabajarán conjuntamente, o no, se preguntó la catedrática.

Este es el frente que tiene el mayor desafío, por su relación con la Asamblea Nacional, donde no existe una mayoría vinculada al Ejecutivo. De hecho, eso ya causó el primer revés al Gobierno. “Lasso designó un gran ministro de Economía (Simón Cueva), pero perdió la presidencia de la Comisión de lo Económico en la Asamblea”, añadió Cordero.

Cuarta corrección de arte equipo de Lasso

Van a tener que trabajar muy duro, especialmente cuando necesiten legislación”, dijo al respecto Ortiz, quien sugirió que los ministros y secretarios deben avanzar en sus metas utilizando medidas administrativas, puesto que la relación con la Asamblea no va a ser fluida. Así como está marchando el plan de vacunación, la focalización de los combustibles también puede avanzar con medidas administrativas y con una excelente comunicación para ganar terreno en la opinión pública, sugirió. (I)